NAVEGUEMOS JUNTO A LECHUGA EN SUS BARCOS DE PAPEL

Por: María Fernanda Ferrer

13 de Febrero de 2018

Por: María Fernanda Ferrer

La Colección Coloquios y Testimonios de Ediciones La Memoria, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau ha puesto en manos del lector el libro Barcos de papel, que incluye un compendio de textos realizados por Carlos Lechuga, ex diplomático y periodista cubano que pertenece a “una estirpe de hombres en los que el pensar y el hacer son inseparables”. La presentación del libro –realizada en la Casa del ALBA durante los días de la recién concluida 27 edición de la Feria del Libro en su capítulo habanero estuvo a cargo de Raúl Roa Kourí, quien fue, además, el prologuista de Barcos de papel.

Roa Kourí resaltó la “excelente selección, introducción y notas” realizadas por la también periodista Lillian Lechuga, una de las hijas de ese “maestro de embajadores” quien además abre el libro con una muy reveladora entrevista titulada Entre periodistas realizada a su padre.

El volumen atesora artículos importantes y representativos publicados entre los años 1941 y 2002 que recorren la vida cubana, según comentó Roa Kourí: “Lechuga tuvo una formación autodidacta pero fue un hombre que leía tremendamente y estaba al tanto de todo lo que ocurría en el mundo, tanto es así que fue el primero que dio la noticia que Fulgencio Batista había huido de Cuba el primero de enero de 1959 y fue, además, uno de los primeros periodistas que entrevistó a Fidel Castro en Santa Clara en el año 1959. De manera que Carlos estaba siempre, como buen periodista, con el palo en la mano, dando palo”, comentó.

En los textos que aparecen en Barcos de papel se advierte el reportero comprometido, que en diversas publicaciones, así como en la radio y la televisión prerrevolucionarias, señalaba las fisuras manifiestas en aquella sociedad cuyos fundamentos éticos estaban en crisis. Por otra parte, en los escritores posteriores a 1959 ofrece un valioso testimonio acerca de los notables cambios ocurridos en Cuba y la nueva situación internacional.

Recordó el presentador y prologuista que el 28 de febrero se cumple el centenario del natalicio de Carlos Lechuga, “un hombre muy interesante desde el punto de vista del periodismo, pero también de la diplomacia”, y reiteró que se distinguió como periodista en la revista Bohemia e inauguró la sección En Cuba, junto a Enrique de la Osa, la más importante de la publicación porque encaraba los temas de la Cuba neocolonial, y tenía la columna Claridades en El Mundo.  

Insistió en que en el libro aparecen artículos que mantienen gran vigencia, a pesar de que el último fue escrito en el año 2002: “en este libro se van a encontrar textos muy interesantes como una reseña que publicó Lechuga durante la visita de Fidel a las Naciones Unidas, en 1979, en su calidad de presidente del Movimiento de Países No Alineados que puso a ese movimiento en la cima de la política internacional”. Otro de los artículos que invitó a leer es el trabajo sobre la fundación de la OSPAAAL, la Organización de Solidaridad con los Pueblos de Asia, África y América Latina, y también sugirió disfrutar del artículo La Resolución 560: de Monroe a Johnson, en el que se analiza la política norteamericana hacia América Latina.

Comentó que Itinerario de una farsa, es un libro de Lechuga que “debería de volverse a publicar” porque trata sobre la política yanqui contra Cuba en la OEA hasta la separación de la Isla de esa organización, calificada por  Raúl Roa de “ministerio de colonias yanqui” y que aún hoy sigue siendo lo mismo. Igualmente exhortó a las autoridades del Instituto del Libro a hacer una nueva tirada de En el ojo de la tormenta, de Lechuga, que aborda la Crisis de Octubre: “ambos fueron publicados hace mucho tiempo, mal impresos y lleno de erratas, algo lamentable para los que amamos el libro, pero lo fundamental es lo que dice, que es válido. Ojala que en medio de la penuria de papel que enfrentamos actualmente en Cuba, se puedan  en un futuro no muy lejano volver a editar. Ambos libros son muy importantes para los jóvenes de hoy que no vivieron los inicios de la revolución cubana, que fueron años definitorios para nuestro país. ¡Naveguemos junto a Lechuga en sus barcos de papel!, dijo concluyente.

Prensa

COMENTARIOS

Nuevas propuestas