CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Pablo, CRONOLOGÍA por entregas # 10

Por: Leonardo Depestre

8 de Septiembre de 2021

Por Leonardo Depestre Catony

10 – La huelga no fue un error, sino una necesidad

1935 – 12 de abril. En el exilio, y entre emigrados de diversos países del continente con los que departe, Pablo descubre (sí, descubre) una verdad aquilatada en el tiempo. Es en carta a María T. Suárez, hija del periodista Rafael Suárez Solís, a quien expone su convicción:

He mantenido en los mítines una tesis que ha tenido un gran éxito, por cuanto es verdadera, y que ya habían mantenido antes otros, pero que en ningún momento resulta tan cierta como en estos momentos: a saber, que Cuba es hoy el principal escenario de la lucha contra el imperialismo yanqui en toda América, y que en ella deben concentrarse los esfuerzos de todos los revolucionarios del continente, porque una derrota del imperialismo en Cuba implicaría, ipso facto, un debilitamiento general del mismo en toda América, particularmente en el Caribe.

6 de mayo. Enjuicia las causas del fracaso de la huelga de marzo. Desde Nueva York escribe a Ramiro Valdés Daussá:

La huelga no fue un error, sino una necesidad; de lo contrario no hubiera sido posible movilizarla a lo largo de todo un mes que cubrió su ciclo, desde el movimiento de los niños de las escuelas hasta las demandas obreras. Tú no estuviste en La Habana en aquellos días inolvidables. Nadie te los podría pintar. Fueron imponentes. ¡Y nada se hizo! Ni siquiera se replicó al terror. Se dejó asesinar cobardemente a los hombres. Nadie tenía nada preparado. Todos, auténticos, guiteristas, abecedarios, fueron unos canallas o unos imbéciles. Y no admito términos medios. Con un ambiente revolucionario que el más topo hubiera comprendido que avanzaba con el ímpetu del mar, toda esa gente, o dijo que “era prematuro” o que había que esperar cuatro días, cinco horas y 23 minutos!… Obreros, estudiantes, empleados y maestros dieron de sí todo lo que tenían. Ellos, los fundamentos del pueblo, realizaron su esfuerzo; pero faltaba el elemento combativo¸ el que le correspondía emplear a los que del movimiento iban a obtener la dirección, la oportunidad de desarrollar un programa revolucionario de los muchos anunciados… De toda la gente, la de Guiteras fue la que mejor quedó, porque se sabía su actitud contraria a la huelga; y los que están bien enterados de su actuación me han asegurado que hizo esfuerzos enormes por obtener lo necesario para alzarse.

6 de mayo. Cuando Pablo se sienta a escribir… He aquí un fragmento de otra de sus cartas de esa fecha. La gripe le afecta su formidable condición física, mas no el humor, ácido en esta ocasión:

Aunque me esté mal el decirlo estoy enfermo. Llevo doce días en cama. Yo, que solo había estado en cama por lesiones o de foot ball o de la policía, ahora, en esta ciudad cabrona, por poco me caigo en la calle, como una señorita histérica, con un síncope. Y desde entonces he tenido gripe en todos y cada uno de los órganos de que me compongo. Últimamente me ha querido dar en los ojos y en los senos frontales, bajo la conocida y popular fórmula de la sinusitis. He tomado potingues para facilitar la salida monolítica de los camaradas gargajos; me he puesto el termómetro en la boca, por no ponérmelo en el culo que es lo que aquí se acostumbra; y, por último me he barrenado la nalga con inyecciones de aceite, mucho más útil para ensalada que para el catarro. Y hoy, en fin, sigo con gargajos, dolores y gripe. Pero todo se arreglará o me acaba de dar la temible neumonía que es lo que parece que ha querido entrarme, como si también fuera del Servicio Secreto…

14 de mayo. La noticia de la muerte de Antonio Guiteras y de Carlos Aponte a manos de fuerzas del gobierno llega a Nueva York. En carta a Alberto Saumell, Pablo reconoce cuánto esto afectará el movimiento insurreccional en la Isla:

La situación de Cuba es abrumadora. La muerte de Guiteras ha sido el golpe más rudo que se le pudiera haber asestado a la revolución. Él salía para Honduras [en realidad para México] a preparar las expediciones. Y Aponte, que iba con él, hubiera logrado reunir un contingente grande de buenos peleadores de experiencia, en la lucha de Nicaragua. Para nosotros sigue siendo un misterio todavía cómo fue que solo murieron Guiteras y Aponte, las dos figuras principales, precisamente de balazos en el pecho y la cabeza, y permanecieron intocados todos los otros. Por las fotografías que supongo habrás visto, verás cómo estaban destrozados, particularmente Aponte. Desde el punto de vista político, el desastre retarda la revolución hasta fecha indefinida

 

Prensa

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido