CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Pablo: CRONOLOGÍA por entregas # 4

Por: Leonardo Depestre

19 de Julio de 2021

Por Leonardo Depestre Catony

4 – El joven y valioso escritor señor Pablo de la Torriente Brau

 —-1930. La edición del 9 de marzo de la revista Carteles muestra a los lectores los jóvenes rostros de Pablo de la Torriente Brau y de Gonzalo Mazas Garbayo, autores del libro de cuentos Batey, publicado ese mismo año. Acerca de Pablo allí se lee:

El joven y valioso escritor señor Pablo de la Torriente Brau, cuyos cuentos humorísticos, publicados en un volumen con los del doctor Gonzalo Mazas bajo el título criollísimo de Batey, lo han revelado como un excelente escritor festivo, pero de honda intención y de fibra satírica.

15 de marzo – 30 de marzo. Cubre periodísticamente los II Juegos Centroamericanos (también entonces denominados Olimpiadas Centroamericanas), celebrados en La Habana. Publica las crónicas en Revista de La Habana de abril de ese año:

El abanderado de Cuba dio dos pasos al frente. De nuevo el himno levantó al público, y al acabar, el atleta cubano, alzando la bandera, abatida en señal de respeto, vino a ponerse frente al jurado. Igual hicieron luego los abanderados de todos los países contendientes, y tuvimos que oír el Dios salve al Rey de majestuosa solemnidad, pero seguramente no tan grato como cualquier aire de la tierra libre, si Jamaica lo fuera. Y aún tuvimos que oír el de la tierra espléndida de Washington, maravilloso para ser tocado allá, para ser tocado en inglés, pero no para oírlo, sostenida la bandera por un portorriqueño sin libertad, en La Habana, adonde por mucho de la culpa de su país, no se han podido escuchar ni el de Nicaragua, ni el de Santo Domingo, ni el de Haití…

Cuando terminó la fanfarria de las bandas, el atleta cubano, en nombre de todos, prestó el juramento por el que se comprometía a ser leal con el contrario y esforzado hasta el límite por la conquista de la victoria para su país. Y todos los muchachos, en el silencio imponente, dijeron que sí, levantando el brazo.

Y luego, rítmicos y fuertes, pasaron frente a las gradas llenas de bloomers de muchachas…

6 de abril. Carteles le publica el cuento “Asesinato en una casa de huéspedes”. Júzguese por el lead:

—…fkrrsttppyuc… Shiiiii… sh… ¡Mi madre!… sh… ii… prá… pácata… ¡Ay, mi madre!… ¡Bestia… animal, mi brazo!… ¡Ay, ay!… ¡Hijo de mi madre!… ¡Animal, con mi brazo!… ¡Mal rayo te parta, bájate pa que veas qué clase de madre es la que yo tengo!…

Desde luego que lo anterior no puede ser más que un retrato hecho por Velázquez, una fotografía onomatopéyica de un choque de guaguas en La Habana; y yo se la he puesto así, en los ojos, para que usted conozca enseguida el momento psicológico en que nació dentro de mí el más deslumbrante y trascendental de mis pensamientos: ¡cometer un asesinato!…

Julio 19. Se casa con Teté (Lorenza Teresa Inocencia) Casuso y Morín en la parroquia de Punta Brava, La Habana. José María Chacón y Calvo es padrino de la ceremonia religiosa de la boda.

16 de septiembre. Pide ser examinado en el Instituto de Servicio Exterior de la Escuela de Ciencias Políticas y con este fin presenta su certificado de ciudadanía cubana. El cierre de la Universidad por los sucesos del 30 de septiembre de 1930 anuló cualquier posibilidad de respuesta. Pablo nunca llegó a ingresar en la Universidad en carrera alguna.

30 de septiembre. Participa en la manifestación estudiantil en la que cae asesinado el estudiante de Derecho Rafael Trejo. Pablo es herido en la cabeza. Así lo recuerda:

¡Con qué prodigiosa claridad, en medio de aquel vértigo de confusión, de batas blancas de médicos y de alumnos; de uniformes azules de policía, de sangre, de imprecaciones y violencias, puedo recordar siempre todo lo que pasó!

Cuando se pierde mucha sangre, el conocimiento es como un vaivén de oleaje, que se retira y vuelve; es también como una luz que se apaga y se enciende. En esos intervalos todo se recuerda y hasta se adivina lo que no se ha oído; el instinto vigila con un egoísmo total, absoluto.

Yo sentía un rumor de mar en la cabeza, pero de pronto oía con toda claridad frases enteras. Los médicos me examinaban la herida y trataban de contener la sangre. No sentía ningún dolor. Pero no recuerdo ninguna cara, porque todas estaban como en la niebla. Las voces de todos se mezclaban: había violentas amenazas de los amigos, observaciones pausadas de los médicos y algunos trataban de calmar los ánimos.

En un momento en que recobré el sentido escuché una frase que me recordó que estaba herido gravemente, que había pasado algo importante. Un médico dijo: “Veremos si este no tiene fractura en la base. Si no la tiene se puede salvar… Pero a ese otro muchacho sí que no hay quien lo salve. Se muere de todas maneras…” Por extrema paradoja, esta afirmación que escuché perfectamente, no me produjo esa alegría animal de que se habla en los libros cuando se refieren a los impulsos egoístas del instinto de la vida.

Octubre. En el periódico estudiantil Alma Mater correspondiente a ese mes publica su “Informe oficial estudiantil sobre los sucesos del 30 de septiembre de 1930”, al referirse a los policías los denomina “Hermanos lobos”, expresión tomada de un poema de Rubén Darío:

Ningún catedrático bribón y ni siquiera ningún catedrático decente, vino a inducirnos para que nosotros, jóvenes, llenos de vida y de esperanza y de decencia, a pesar de la inmensa podredumbre de viejos gastados y de hombres indignos de ser jóvenes, por corrompidos y traidores, que nos rodea en la Universidad, nos lanzáramos a protestar con toda la vehemencia necesaria del atropello que se cometió con nosotros.

Nosotros, exclusivamente por nuestra cuenta, odiamos la tiranía, odiamos la desvergüenza, odiamos el asesinato, odiamos el latrocinio. Por eso, protestamos.

(…) Nosotros, Hermanos Lobos, pensábamos reunirnos en el Patio de los Laureles y allí, en uso de un derecho casi prehistórico, decir nuestra indignación por las medidas que se estaban tomando para impedir que lo más capacitado de la juventud cubana pudiese opinar, abierta y francamente, sobre todos los problemas que aplastan a nuestra tísica nacionalidad, enferma, además, de impaciencia…

 

Prensa

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido