CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Pablo: Cronología por entregas #6

Por: Leonardo Depestre

2 de Agosto de 2021

Por Leonardo Depestre Catony

6 – Rubén Martínez Villena y Gabriel Barceló en el recuerdo

 —-1932. 5 de enero. De nuevo es trasladado a la Cárcel de La Habana para la celebración del juicio oral de la causa 716/931.

7 de enero. Se le traslada temporalmente al Castillo del Príncipe y desde ahí escribe a Roa: “El viaje fue malo en do mayor sostenido y me caigo de cansancio”.

10 de enero. Reingresa en el Presidio Modelo.

15 de enero. Por radiograma se informa al jefe del penal que el detenido Pablo está exento de responsabilidad en la citada causa, puesto que concurre a la Audiencia solo en condición de testigo.

17 de enero. Del expediente de Pablo: “Según los datos que obran actualmente en su expediente, se encuentra sujeto a la causa 13/931 del 7mo Distrito, que instruyen las autoridades militares, por el delito de traición”.

—-1933. 11 de mayo. Al cabo de 19 meses de encierro es liberado, pero debido a la situación política imperante en el país embarca hacia España y se baja en Nueva York cuando el buque hace escala. En carta desde Nueva York lo cuenta a Pedro Capdevila. El estilo es galopante y tragicómico, la descripción se explaya en los detalles, el lenguaje es vívido. Genuinamente pabliano.

…Yo tenía empeño en quedarme aquí para estar cerca de Cuba, a menos dinero y menos tiempo. Fue estupenda la tángana que se dio para podernos sacar y dejarnos en Ellis Island. Salimos del barco cuando ya quitaban la escala. Espectacular como en una película. Los comemierdas de primera se preguntaban si éramos polizones o qué cosa. Bueno, pero no te he contado el ballyhoo que he tenido aquí en los periódicos de habla española y hasta la truculenta historia que publicaron los americanos del sindicato de Hearst.

(…) Ah, bueno, te contaré de Ellis Island, a la que yo le puse All right Island, porque para todo nos decían All Right, para comer, para dormir, para bañarnos, cagar, mear, etc. etc. Aparte de eso, se pudiera llamar también Babel Island, porque allí, cuando caímos, por ejemplo, había alemanes, polacos, griegos, brasileños, colombianos, portugueses, franceses, rusos, italianos, eslovacos, y, una mañana, de pronto, se apareció un aduar árabe entero, con sus túnicas, albornoces y babuchas. Fue un efecto de película. Y lo primero que hicieron fue lavarse las manos en la fuentecilla de tomar agua. Para mear se tenían que subir una pila de sayas que traían, así es que yo pienso que esta gente en caso de apuro deben pasar el gran ídem. Era entretenido estar allí. Pero seguíamos separados Teté y yo, y así estuvimos seis días más que no se acababan nunca. Teníamos al frente la vista de New York, que es una mierda y que ni siquiera es tan grande como cuenta la gente. Por lo pronto a los diez días de estar en él ya me sé los subway y ando por donde me da la gana y sin preguntar. Viene a ser como treinta o cuarenta veces La Habana. En fin, que no me espanto.

12 de agosto. Caída del presidente Gerardo Macado, que huye del país. Día de júbilo. La población habanera y también del resto del país, se arroja a las calles para ajustar cuentas a los porristas y sicarios del tirano. Asume la presidencia el secretario de Guerra y Marina, general Alberto Herrera, rechazado por la oposición, y a este lo sucede Carlos Manuel de Céspedes con el beneplácito de los sectores que sostenían la Mediación, pero su equilibrio es muy endeble debido al escaso apoyo popular.

Septiembre. Ante los nuevos acontecimientos Pablo regresa rápidamente a Cuba.

 —-1934. 8 de enero – 24 de enero. Aparece en el diario Ahora la serie de 13 entregas titulada La isla de los 500 asesinatos, que recoge el testimonio de lo visto y lo vivido durante su confinamiento en el Presidio Modelo de Isla de Pinos.

Todo el que ha estado en Presidio o se ha interesado más o menos por su leyenda de terror, habrá oído hablar de la tragedia de “El Cocodrilo”, cuando en menos de un minuto murieron doce hombres. A este hecho, del que he obtenido datos hasta ahora desconocidos para el público y para los mismos presidiarios, dedicaré un capítulo entero. Por su importancia no dejé de preguntarle a mi compañero de viaje para que me diera su versión defensiva, que sería estupenda, si yo no pudiera presentar al único testigo presencial y cierto documento de una elocuencia terrible.

Por todos en el Presidio se admite que los muertos fueron doce. Pero el penal solo informó de la muerte de nueve, dando como fugados a los tres restantes: Bravo, Huertas y Estrada Cabrera. Cualquiera en Isla de Pinos puede asegurar que estos tres hombres fueron quemados, según algunos en el Horno Viejo de cal, y, según otros en el potrero llamado de “Marielina”; mientras que la opinión unánime es que Américo López, ayudante del jefe, fue el encargado de la cremación; asimismo todos informarán que la desaparición se realizó para justificar “la fuga” en que murieron los restantes.

17 de enero. Ha muerto un amigo admirado, tal vez quien más influyó en la formación intelectual y revolucionaria de Pablo. En las páginas de Ahora publica el texto “El magnetismo personal de Rubén”:

Jamás conocí a hombre alguno con semejante atracción personal como Rubén Martínez Villena. Su órbita de influencia era tal que he conocido a infinidad de compañeros suyos de la lucha que jamás lo habían visto, que ni siquiera sabían su edad, su historia, las mil pequeñeces que constituyen, en el orden general, la filiación de una persona, y que eso no obstante hablaban de él con la seguridad y la certeza de quien nos es familiar.

A esta clase verdaderamente excepcional de hombres pertenecía Rubén. Su carrera política, su vertiginoso ascenso hasta la meta final del luchador revolucionario, dentro del campo obrero, militante le hizo ponerse en contacto con enorme número de individuos y trabajar con ellos esos lazos tan difíciles de romper dentro del estrecho margen de la actual sociedad.

5 de febrero. Gabriel Barceló, el compañero del Presidio Modelo, el joven combatiente político, ha muerto con solo 26 años. La edición de Ahora publica el elogio de Pablo:

Ninguno de entre todos los muchachos que se iniciaron en la lucha revolucionaria por la liberación de los oprimidos, al calor emocional del ímpetu heroico de Julio Antonio Mella y del sacrificio silencioso y tenaz de Rubén Martínez Villena, se pondrá siquiera molesto, si afirmamos que fue Gabriel Barceló el que con más decisión, vehemencia y constancia dedicara su vida a la consecución de su ideal.

Ninguno tampoco con más eminentes cualidades, porque Gabriel a la par de una mente vigorosa, enérgica, acostumbrada al inflexible y poderoso raciocinar dialéctico, tuvo un valor sobrehumano y magnético, que lo colocó siempre en la primera línea y a ella arrastró consigo a infinidad de compañeros.

 

Prensa

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido