CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Pablo: Cronología por entregas #7

Por: Leonardo Depestre

11 de Agosto de 2021

7 – Pablo, redactor del diario Ahora

1934 – 4 de abril. Se incorpora como redactor de nómina al periódico Ahora.

8 de abril. Publica en Ahora el primero de sus trabajos sobre el revolucionario venezolano Carlos Aponte. Los restantes aparecen los días 15 y 29 de abril, todos bajo el título general “Frente a yanquis y traidores”.

El coronel Carlos Aponte es protagonista que se escapó de las páginas de La vorágine, y anda por el mundo, como personaje de Unamuno o Pirandello, buscando a alguien capaz de plasmarlo en un libro con la enorme fuerza de su personalidad, con el vigor inaudito de un temperamento montaraz, agresivo, insolente.

 Es un hombre de estatura mediana, color de bronce, perfil altivo, mirada negra, voz de vibraciones roncas, y de una vida tal, que apenas en su almanaque hay página-día que se pueda arrancar sin un episodio emocionante, sin una anécdota llena de colorido. Se ve que el peligro, la aventura, la audacia, el insulto y la violencia, ejercen sobre él atracciones magnéticas.

 Es un hombre que parece traer consigo la tragedia de los llanos bravíos del Orinoco y que viaja por el continente en busca desesperada de bandoleros a quienes desenmascarar, en busca de hombres a quienes narrar la epopeya sangrante de Nicaragua, que vivió con la intensidad de pocos, y de hablar también del panorama enfermo de América, minado de bandidos y traidores.

 Yo he tenido la suerte de obtener para Ahora la exclusiva de las declaraciones del coronel Carlos Aponte, y en una serie de artículos narraré algunos de los innúmeros episodios de su vida, la más dramática que he podido conocer hasta ahora.

23 de abril. Publica en el diario Ahora el artículo titulado “Margarita Sarfatti, brazo derecho del Duce, contesta por el método Ollendorff. Lo significativo radica en que se trata de una entrevista a una funcionaria del gobierno fascista a quien Pablo hace preguntas incisivas que la señora Sarfatti responde por el método Ollendorff, es decir, con argumentos que nada tienen que ver con las preguntas:

Después de un saludo cordial y de preguntas de introducción, una pregunta sustancial y de fondo.

 -¿Cuál es su opinión sobre los problemas de los pueblos del Caribe en relación con el imperialismo yanqui?

 La Sra. Sarfatti, humeó un poco el salón elegante y como si recordara paisajes, nos dijo:

 -Me interesa mucho el carácter de la América Latina, sus costumbres, su naturaleza tropical y vigorosa; las diferencias tan notables entre la América Latina y la Sajona…

 Una pregunta más hace que su respuesta nos deje maravillados por la filigrana evasiva.

 -Díganos, ¿considera el fascismo como un movimiento de carácter nacional o internacional?

 -Mire, nosotros somos el pueblo que primero hemos reconocido al gobierno de los soviets. Mussolini recibió cordialmente a Litvinoff, cuando estuvo en Italia. Lo que no quiere decir que en Italia se permita la campaña comunista, desde luego.

 3 de mayo. Se produce un violento enfrentamiento entre los estudiantes del Instituto de La Habana y los militares dirigidos por el jefe de la Policía. Al día siguiente Pablo publica en Ahora la crónica titulada “El 3 de mayo, 30 de septiembre del Instituto de La Habana”. Pablo no es solo cronista, también participante.

Toda la tarde de ayer el Instituto de La Habana se convirtió en un verdadero Verdún del estudiantado cubano.

 Sin cerrar siquiera las puertas, los muchachos —¡las muchachas!— del Instituto, resistieron un sitio en el que el ejército, atrincherado principalmente en el Diario de la Marina —¡tenía que ser!— empleó los 45, los springfields, la ametralladora y, por último, el bombardeo con gases lacrimógenos.

 El público se aglomeró en los alrededores del edificio, ocupando los portales protectores que rodean el Parque Central y las azoteas, para contemplar cómo se ametrallaba a los muchachos del Instituto, muchos de los cuales ganaron en la lucha contra Machado prestigios a los que no puede aspirar todo el ejército de Cuba junto.

 Las balas penetraron más de una vez en el interior del Instituto, arrancando trozos de paredes, rechinando al rebotar sobre los mármoles de la escalera, silbando rabiosamente cuando las columnas cilíndricas hacían desviar su curso. Las balas también mordieron la carne heroica de los muchachos y Raúl Anaya perdió una mano y Gerardo Boudet fue atravesado de parte a parte por otra. Antonio González1 murió. Otros más, en la calle, recibieron heridas y contusiones. Centenares de desconocidos tuvieron que retirarse a sus casas con los fenómenos de la intoxicación por el gas.

 (…) La masa estudiantil en pleno, sin distinción de matices ninguno, repulsaba con energía indomable la barbarie del hecho, y lemas anhelosos y vibrantes por un Frente Único de Lucha contra el terror, por un lado, y por otro, clamores de venganza por los compañeros caídos, llenaron las paredes de los corredores.

 El 3 de mayo de 1934 será de hoy en adelante el 30 de septiembre del Instituto de La Habana.

 Estuve allí desde el comienzo de los sucesos al mediodía hasta el anochecer y todo lo que relato se ha tomado del ambiente sudoroso y combativo que reinó dentro del Instituto.

 

Prensa

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido