CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Pablo: cronología por entregas # 8

Por: Leonardo Depestre

26 de Agosto de 2021

8 – Realengo 18 y Chicola

1934 – Agosto. Comienza a publicar una serie de trabajos en los que sigue las asambleas estudiantiles de depuración del profesorado que dio su apoyo al presidente Machado. Pablo no solo ejerce funciones de reportero, también participa de los debates. El caso del doctor Antonio Sánchez de Bustamante, profesor eminente y connotado machadista, genera violentas discusiones. Pablo es decidido partidario de su expulsión.

La novena sesión de la asamblea depuradora estudiantil, animada de un espíritu realmente “masacrador”, como en el pintoresco argot estudiantil se decía ayer, votó la expulsión de un grupo de profesores y consumió el primer turno del juicio del doctor Antonio Sánchez de Bustamante.

 La asamblea se caracterizó por la violencia de sus juicios y por la defensa interminable hecha por el doctor César Salaya del caso del doctor Bustamante, defensa que quedó suspensa para hoy a las ocho de la mañana.

 30 de septiembre. Publica en el magazine dominical de Ahora su trabajo “La última sonrisa de Rafael Trejo”, uno de los más conocidos y conmovedores de su carrera periodística.

17 de noviembre – 24 de noviembre. Publica en Ahora su serie de reportajes titulada originalmente ¡Tierra o sangre!, conocida por Realengo 18. Es periodismo de investigación y de denuncia, pero es también poesía:

Por las montañas corre la leyenda de Lino Álvarez, el presidente de los realenguistas, que tienen en él al jefe, al guía, al hombre con el sentido del mando y con el ímpetu de la acción y la audacia. Para saber si esto es verdad basta llegar al bohío El Desengaño, cuando él no esté, como me pasó a mí. La mujer entonces, a cualquier pregunta respondería: “Yo no sé…Aquí el que sabe es Lino…”. Y si resulta periodista como yo el que llega, la mujer dirá: “A mí no me apunte en ningún ‘papel’, ni saque ninguna vista con la ‘recámara’, porque aquí el que manda es Lino y no estando él no se puede hacer nada…”

 La naturaleza es el gran libro de la superstición campesina, que encuentra en ella todas las grandes fuerzas incontrolables: la luz, la noche, la germinación, la tempestad y el silencio. El miedo, hijo del silencio y de la noche, vive en el campo como rey absoluto, rodeado de su corte de fantasmas, de extrañas luces, de aparecidos, de transmigraciones!… Por paradoja, no hay imaginación más creadora que la del hombre inculto. Ellos son los que han suministrado siempre, fecundados por el miedo, el material para los grandes artistas de los tiempos. Y por los montes del Realengo 18, tan semejante aún al bello mundo incivilizado, los campesinos tienen también sus leyendas. Allí, por las pocetas de los ríos duermen los jigües, los traviesos diablitos del agua que espantan a las biajacas de los anzuelos traidores, ¡y hay que echarles una botella de ron para que vayan al fondo a emborracharse y poder pescar mientras tanto!”

7 de diciembre – 12 de diciembre. Publica en Ahora la serie de cuatro reportajes titulada Chicola, de fuerte impacto como denuncia de la corrupción administrativa.

Para conocer cuánto significa de privilegio y de robo a la república Chicola, se debe hacer, aunque sea a la ligera, un recordatorio de lo que significa un subpuerto en un país tan rico en puertos verdaderos.

 Un subpuerto no es otra cosa que un embarcadero situado en la soledad de la costa —ninguno acaso tan solitario como Chicola— enclavado en terrenos particulares y “construido” con el propósito prácticamente exclusivo de dar a estos particulares una oportunidad excepcional para exportar sus productos en condiciones privilegiadas. Esto es en sí un subpuerto. Pero esto, a su vez, entraña una serie de circunstancias dignas de ser conocidas.

Por lo pronto, no son ferrocarriles públicos, sino particulares, los que realizan el transporte de mercancías a estos embarcaderos; y estos ferrocarriles son servidos por un personal explotado al máximo (recuérdese que los subpuertos pertenecen a los latifundios azucareros, en donde el obrero es considerado siempre como una caña más para el trapiche de la explotación) y que además, no disfruta del retiro ferroviario. A esto hay que añadir que el personal empleado pertenece a esa población flotante de los ingenios, que no arraiga, que mucha es extranjera y cuyos salarios —si algo les queda— sale de Cuba, con detrimento de la economía nacional.

 

Prensa

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido