CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

PABLO Y EL POETA RUMBERO

Por: Leonardo Depestre

28 de Diciembre de 2016

Entre los muchos amigos de Pablo de la Torriente Brau, entre los más cercanos y los que le honran tras su caída, entre los que le son afines por el carácter y la obra creativa, está José Zacarías Tallet, una y otra vez “el poeta rumbero” en la correspondencia y los recuerdos de Pablo.

Es en agosto de 1931, en la casa de Tallet, donde tiene lugar este incidente, del todo veraz y anecdótico que narra el propio poeta rumbero:

En cierta ocasión Pablo de la Torriente Brau se escondió en mi casa, junto con Raúl Roa. Los estaban persiguiendo los genízaros de Machado. El temible capitán Calvo, de la policía, les estaba cayendo arriba desde hacía un tiempo, hasta que fueron localizados. En ese momento, cuando entraron los policías en la casa, Pablo estaba escribiendo a máquina un artículo. Y entonces, con toda confianza, diría yo, y sin asomo de temor alguno, les dice a los policías que venían a detenerlos a él y a Raúl Roa:

-Espérense un momento, que estoy terminando de escribir un cuento.

Yo creo, me parece, que hasta trató a Calvo de “tu”. Le dijo “espérate”, estoy casi seguro.

Los policías se quedaron atónitos. Mirábanse unos a otros sin saber qué hacer.

Y así fue. Con aquella agilidad que tenía, tecleó las últimas líneas de aquel artículo o cuento que estaba escribiendo, y me lo entregó. Y ya se los llevaban  presos, cuando me dijo en alta voz:

-Pepe, entrégalo (no me acuerdo si era a una revista o a un periódico); y cóbrame los diez pesos para que me los lleves a la cárcel.

Y enseguida me volvió a decir:

-¡No se te vaya a olvidar!

La esposa de Pepe Tallet es entonces Judit Martínez Villena, hermana de Rubén, quien traspasa a Pablo amigos como  el propio Pepe,  José Antonio Fernández de Castro y Juan Marinello, quienes en delante serían compañeros y hermanos.

Y como Tallet es ya un poeta famoso, el autor de “La rumba” (1928), internacionalizado por la declamadora argentina Berta Singermann, Pablo escribe sobre este poema que después de leerlo, puede asegurar que“hay poesía en un buen par de nalgas, en un par de tetas, en un policía y hasta en un chofer, ¡la cuestión es dar con ella!”

 

Como baila la rumba la negra Tomasa.

Como baila la rumba José Encarnación.

Ella mueve una nalga, ella mueve la otra

Él se estira, se encoge, dispara la grupa

el vientre dispara, se agacha, camina

sobre el uno y el otro talón.

Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui

Chaqui, chaqui, chaqui, charaqui

 

Elpoeta rumbero es el amigo de los buenos y los males tiempos, con quien intercambia desde el exilio, en cuyo apoyo confía para sus gestiones de publicación de artículos. Despues de la caída de Pablo encontramos el rostro inconfundible de José Zacarías Tallet —rostro de fauno, escribiría Pablo en el prólogo a Bufa subversiva—  en las fotografías por los actos conmemorativos de la caída del héroe. Y también gracias al poeta rumbero se recuperaron numerosas anécdotas que contribuyen a darnos la imagen y personalidad de Pablo.

Ocho años mayor, Tallet fuefundador del Grupo Minorista, también subdirector y profesor de la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling, y director provisional de esta en 1959. Durante muchos años publicó en la revista Bohemia la tan leída sección “Gazapos”. En 1984 recibió el Premio Nacional de Literatura y también ese año se le otorgó el título de Doctor Honoris Causa en la Universidad de La Habana.

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios