PARA FAYAD

Por: Víctor Casaus

28 de Octubre de 2020

En el 90 cumpleaños de nuestro querido Fayad Jamís –poeta, pintor, editor, periodista, traductor­– el Centro Pablo recuerda su memoria creadora, su amistad fiel y su talento múltiple compartiendo las palabras de la exposición realizada en el año 1998 en la Sala Majadahonda.

MIRAR AL MORO

Mirar al pintor, al poeta, al diseñador, al periodista, al editor, al traductor, al amigo que fue (que es) Fayad Jamís es el propósito de esta Exposición.  Por ello, las telas, los dibujos, las fotos, los manuscritos, los catálogos que se verán aquí han sido facilitados por alguna de la mucha gente que le quiso y que admiró su capacidad para transformar en belleza, por caminos diversos, el mundo que le rodeaba, ya fueran las sombras alucinadas de Guayos, el amanecer de París o la madrugada de La Habana donde se sigue abriendo la verja de hierro de este artista interminable, de este loco que jamás se cansa / de abrir ventanas y sembrar luceros.

Mirar al Moro es también, por suerte, entonces, dejar que Fayad nos mire desde las obras y los documentos de esta exposición, devolviéndonos, en esta suma rápida de recuerdos entrañables y obras magníficas, su incesante voluntad de hacer maravillas con la palabra, con los colores, con las manos. En el Moro vivió también, siempre, un laborioso artesano que encontraba disfrute al regalar dedicatorias enriquecidas por viñetas sorprendentes o al extender sobre la tela en proceso su caligrafía elegante que terminaba de anunciar con sus rasgos el misterio de aquel cuadro.  Ese artesano enamorado de la belleza, fabricador de sueños, recorre esta exposición: no dejen de verlo.

No dejen de ver tampoco, por favor, el arco(iris) de esa vida que se anuncia en el tránsito de un poema a otro, de un trazo al siguiente, entre otras patrañas que se lleva el viento.  A ese arco, en el que cupieron (caben) la tristeza, la pobreza económica, la desesperanza, las miserias y los fulgores de Europa, el reencuentro con la isla, los combates y las angustias por esta libertad; a ese recorrido de un simple hombre alucinado que iluminó con sus letras, con sus imágenes, con su laboriosa sensibilidad nuestra cultura –nuestras vidas– está dedicada esta exposición.  En la que continuamos (ad)mirando, Moro, cómo sigues dándole vida a tus sueños.

Víctor Casaus

 

COMENTARIOS

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

 

En Preparación

 Exposición «CUARENTENA» y presentación del libro «El Mundo después del Coronavirus»

 

 

Nuevas propuestas