QUE LEVANTE LA MANO LA GUITARRA EN LA FERIA DEL LIBRO DE LA HABANA

Por: Víctor Casaus

8 de Febrero de 2018

Por: Victor Casaus

La edición número doce de este libro publicado por primera vez por Luis Rogelio (Wichy) Nogueras y Víctor Casaus en 1984 fue presentada en la Sala Nicolás Guillén de La Cabaña, dentro del programa de la 27 Feria Internacional del Libro de La Habana.

En esta emotiva presentación se exhibieron imágenes del documental Wichy, de María Regla Villa, en la que aparecen testimonios del poeta y de nuestro hermano común Guillermo Rodríguez Rivera. Este homenaje se estaba continuando, de hecho, en el Pabellón Cuba con el panel sobre su vida y su obra, donde participaron su esposa Marlen y amigas y amigos del poeta y ensayista.

En la presentación de Que levante… participaron jóvenes trovadores, como es habitual en estas actividades del Centro Pablo. Noslen García Porrúa, Jessica, Carlo Fidel Taboada y el dúo matancero de Lien y Rey (con Luna) compartieron sus canciones para culminar así las presentaciones de Ediciones La Memoria en esta Feria, comenzando así las celebraciones por los 20 años de su fundación.

Aquí compartimos ahora las palabras de contraportada y el prólogo de esta nueva edición de Que levante la mano la guitarra.

Este libro es un regalo compartido. Por una parte, es una fiesta para los silviófilos y trovadictos que han acompañado sus canciones, en algunos casos durante décadas, disfrutando, reflexionando, sufriendo, aprendiendo, amando o maldiciendo con la ayuda de aquel texto memorable o de la melodía de aquella canción que de pronto ya pertenece a nuestra vida, lo que no es poco decir.

A SEIS MANOS, TRES AMIGOS

Celebro que ocurra esta nueva edición de “Que levante la mano la guitarra”, libro escrito por dos amigos muy queridos, con mi total complicidad. Conservo presentes aquellos días de la década de los 70s, cuando lo empezamos en el apartamento de 23 y 24. Teníamos como antecedente el libro con el que Eduardo Castañeda, en 1969, había querido inaugurar la colección Pluma en Ristre. Recuerdo haber revisado las pruebas de galera del volumen, que sobre todo incluía textos, y al final llevaba un disco con cuatro canciones (que llegó a imprimirse). Pero la temprana muerte de nuestro compañero también se llevó sus ideas.
Me parece que cuando empezamos a trabajar en “Que levante la mano…” yo acababa de regresar de la República Popular de Angola. En aquella segunda mitad de los 70s empecé a viajar con cierta asiduidad. Esto fue demorando el trabajo en el libro, sobre todo respecto a la larga entrevista: yo iba contestando preguntas y cuando regresaba de un viaje habían aparecido más. Si mal no recuerdo, lo dimos por terminado en 1979 pero, como hubo que esperar por la edición, dio tiempo a incluir temas compuestos en 1980, e incluso en 1981.
De todo lo que se ha escrito sobre mi trabajo, “Que levante la mano la guitarra” es sin dudas lo más entrañable. Lo hicimos a seis manos tres amigos. Uno de ellos, el poeta Luis Rogelio Nogueras, se nos fue a los 40. El otro poeta, Víctor Casaus, es quien impulsa esta re-edición. Se trata de un libro concebido en tiempos difíciles, complejos, hermosos, en una Cuba que intentaba acercarse a su propio ideal. Mucho de aquel país está en las manos del lector, en asuntos que –si miro en torno– parecen intemporales.
El nombre sucede después de una pregunta en un aula de niños. Presumir que una guitarra alza la mano para responder, sólo es confesar que el testimonio de la vida cabe en los instrumentos que la cuentan, llámense música, cine, pintura, danza, poesía.

Silvio Rodríguez Domínguez

 

Prensa

COMENTARIOS

Invitacion

image001

Actividades Centro Pablo en Argentina

foto yadira elpidio emba
asoc cuba
yadira y mesa
foto escultor elpidio
foto mesa elpidio emb
plano general