CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

REVOLVIENDO EN EL CENTRO…

Por: Estrella Diaz

10 de Agosto de 2021

HOMENAJE A DOS PADRES DEL ARTE DIGITAL CUBANO: FRÉMEZ Y LUIS MIGUEL

 Por Estrella Díaz

En el año 2009, se celebró -auspiciado por el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau– la X (y última) edición de los Salones de Arte Digital, evento pionero y que impulsó esa manifestación, en aquel momento incipiente en el contexto cubano. En esa edición se rindió especial homenaje a dos hombres muy vinculados al quehacer de la institución y quienes, también, tenían como denominador común su pasión por el grabado: Luis Miguel Valdés y José Gómez Fresquet (Frémez), este último ya fallecido. La exposición se inauguró el 2 de noviembre de 2009 en el Taller Experimental de Grafica de La Habana. Frémez durante años fue el director de esa institución -con sede en la emblemática Plaza de la Catedral de La Habana Vieja- y pionero e impulsor del arte digital en Cuba, además de realizar una intensa obra a partir de las técnicas más tradicionales. Por su parte, Luis Miguel Valdés, quien actualmente comparte su vida entre la Isla y México, también está considerado entre los “padres” del arte digital en Cuba y continúa fiel a la gráfica a la vez que combina su quehacer apoyándose en las nuevas tecnologías. En esa oportunidad tuve el gran privilegio que se me encargaran las palabras del catálogo. Breve texto que, ¡doce años después!, y con gran placer, comparto con nuestros lectores.

Esta muestra será sin duda, además de un justo reconocimiento a los fundadores, un instante para la memoria y para el recuento y también para la certeza de que en las búsquedas de caminos está el sentido del arte.

Esta fiesta del arte digital en Cuba comienza de la mejor manera: con un HOMENAJE a dos creadores que -aunque de generaciones distintas y estéticas muy personales- han recorrido senderos que se han entrecruzado en más de una oportunidad.

A Luis Miguel Valdés se le atribuye la paternidad del arte digital cubano: en una ocasión contó  cómo comenzó a experimentar –a inicios de los ochenta casi clandestinamente- con las primeras computadoras llegadas al Instituto Superior de Arte, ISA. Frémez, igualmente, colaboró desde los momentos originarios. Ambos se deslumbraron con la tecnología y supieron entender, en tiempos tempranos, que estaban frente a una herramienta que ofrecía las claves iniciales de un arte que tenía futuro, un arte que llegaba para quedarse.

Los dos tienen un intenso, extenso e importantísimo recorrido en el mundo de la gráfica: son hombres de taller; artistas que también han creado, respirado, amado y, quizás, hasta sufrido entre estas mismas paredes: Frémez fue director del Taller Experimental Gráfica y Luis Miguel desarrolló aquí una parte considerable de su obra inicial.

La exposición que hoy inauguramos constituye un HOMENAJE a dos creadores que también han sido y son muy cercanos al Centro Pablo y, particularmente, a los Salones de Arte Digital, evento que, en el contexto contemporáneo de las artes plásticas en la Isla, ha validado la manifestación y la ha jerarquizado.

Como artista, Frémez participó en el I Salón (aceptó complacido el segundo premio) y después integró el jurado en posteriores ediciones. Si algo lo caracterizó fueron sus indagaciones constantes y por eso, tal vez, de inmediato se involucró con Sharing dreams / Compartiendo sueños, proyecto que es hijo de los Salones de Arte Digital y que convocó a un grupo de  diseñadores cubanos y norteamericanos. Frémez, como siempre, se expandió y puso su talento en función del diseño gráfico, especialidad que –por su historia, impacto e importancia-, el Centro Pablo apoya por diversas vías y, una de ellas, es la relación/vínculo entre el arte digital y el diseño.

Luis Miguel nos ha acompañado en los coloquios que escoltan cada edición de los salones y en la memorable exposición Del azafrán al lirio que constituyó un sugestivo recorrido por la génesis de su obra digital.

Todas estas razones se juntaron para hacer realidad esta exposición que incluye parte de lo último que con técnicas digitales realizó Frémez y una apretada selección de grabados atesorados en los fondos del Taller. Algunas de esas obras -concebidas hace unas dos décadas- constituyen rarezas dentro de la obra de Frémez, Premio Nacional de Artes Plásticas (2005) y otras reafirman sus íconos recurrentes. De Luis Miguel se expone una muestra de su obra digital más reciente gestada e impresa en La Siempre Habana, su taller enclavado en tierras mexicanas, y un grupo de grabados realizados en el taller del Callejón del Chorro.

Este HOMENJE a Frémez y a Luis Miguel, quienes en diferentes momentos transgredieron fronteras y transitaron del grabado al arte digital y viceversa, tiene, también, el propósito de entrecruzar las autopistas de estos dos artistas de larga data y curiosidad sin límites en los días en que en la capital cubana se desarrolla el X Salón de Arte Digital, manifestación de la que ambos fueron engendradores y celosos padres.

COMENTARIOS

La Clave del Enigma

Listen to «Episodio 1» on Spreaker.

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido