SUGERENCIAS DE UN SEGUNDACITERO QUE LEE

Por: Centro Pablo

21 de Octubre de 2020

(Tomado del blog Segunda Cita www.segundacita.blogspot.com)

Sugiero por supuesto que veamos en el noticiero del mediodía la nota sobre el traslado de la CINEMATECA DE CUBA a la casa de Alfredo, al que asistió nuestro presidente –algo que me pareció muy bueno también. (Más abajo reproducimos la nota publicada hoy por el periódico Granma.)

Siempre alegra –no sólo siguiendo la efemérides de turno– que los asuntos y la definición de la cultura y quienes la hacen encuentren espacio de difusión.

Y, en este caso, el hecho de que Díaz-Canel haya presidido el homenaje a Alfredo y la presentación de la nueva sede de la Cinemateca tiene, sin dudas, un valor especial. Muchas y muchos nos hemos admirado de la relación activa y directa con los científicos a propósito de su aporte formidable en la lucha contra la pandemia.

En cuanto a escritores/as y artistas sería también útil en muchos sentidos una relación igualmente activa y participante. Tocaría primero, me parece, analizar y poner en su justo lugar la auto-proclamación constante de instituciones, asociaciones y algun@s creador@s en el sentido de ell@s son –inexcusablemente– la vanguardia artística del país, de la revolución.

Aunque la prensa se haga eco implacablemente de esa aseveración eufórica, habría que reconfirmar, en los hechos –y todos los días–, en la práctica, que esto es así.  Para no caer en un espejismo autopromocional que no ayuda construir una valoración precisa de aquello a lo que aspiramos y necesitamos.

Estos felizmente ya no son los tiempos setentistas (y anteriores y posteriores) que Guillermo Rodríguez Rivera retrató en esta cita de su prólogo a un libro de Wichy Nogueras:

«Llegaron los sarracenos

y nos molieron a palos;

que Dios protege a los malos

cuando son más que los buenos.»

 Definitivamente estos no son aquellos tiempos –aunque algunos pocos termocefálicos actuales parezcan añorarlos–, pero sobre estos tiempos actuales,  a su favor y DENTRO de ellos, tenemos la responsabilidad de construir y consolidar una concepción de vanguardia artística que incluya, necesariamente, la participación activa, crítica y comprometida, lejos del oportunismo oportuno, televisivo y cotidiano.

Viva la cultura cubana!

Vivan, en estas jornadas y en todas las fechas, los ejemplos vigentes de Pablo de laTorriente Brau y Raúl Roa, quienes nos dejaron dicho que el más revolucionario no es el que más se calla, sino el que más participa.

Víctor Casaus

NO PUEDE MARCHARSE HACIA ADELANTE SIN MIRAR ATRÁS

Por Yaima Puig Meneses

(Tomado de Granma)

Una nueva sede tiene la Cinemateca de Cuba desde este 20 de octubre, Día de la Cultura Nacional. Hasta sus predios en el Vedado capitalino acudió este martes el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, para dejar oficialmente inaugurado el nuevo espacio, donde a partir de ahora se unifican en un solo lugar todas las dependencias de la institución, dispersas anteriormente en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

A la entrada del recinto, sitio emblemático donde vivió Alfredo Guevara, fundador de la Cinemateca y a quien tanto debe la cultura nacional, el destacado director de cine y fundador del ICAIC, Manuel Pérez Paredes, develó una tarja conmemorativa con la que se rinde homenaje al relevante intelectual cubano, cuya proyección y lucidez revolucionarias representaron y prestigiaron a la Mayor de las Antillas en los más diversos y exigentes escenarios del mundo.

Tras realizar un breve recorrido por varios de los salones de la institución, donde pudo apreciar las valiosas colecciones que allí se conservan, el Jefe de Estado se dirigió al teatro Abelardo Estorino, ubicado en el Ministerio de Cultura, donde tuvo lugar una exquisita velada que dejó oficialmente inaugurada la Cinemateca.

«Restaurar y preservar para el presente y las generaciones futuras el patrimonio atesorado en el Archivo Fílmico de la Cinemateca, representa no solo una tarea prioritaria, sino el mayor reto a enfrentar en lo adelante. No puede marcharse hacia adelante sin mirar atrás», valoró Luciano Castillo, director de la institución.

Es justamente esa la encomiable misión a la que se ha dedicado desde 1960 la insigne institución cubana, que atesora uno de los mayores patrimonios fílmicos de nuestra área geográfica y en lo cual desempeñaron un gran papel Alfredo Guevara y Héctor García Mesa desde los años fundacionales. A ellos, de manera especial, se rindió homenaje esta tarde de octubre en que la historia y la cultura demostraron una vez más que la Revolución no es ajena al arte.

Durante sus conmovedoras palabras, el Director de la Cinemateca hizo un recuento sobre la labor desempeñada por la institución durante todos estos años hasta nuestros días, marcada por una programación rigurosa, con equilibrio entre nacionalidades, ­movimientos y tendencias, géneros y temáticas; el fomento de nuestra afamada y única cartelística, y muchas otras acciones que, para orgullo nuestro, la distinguen.

«Multiplicar e incentivar las acciones promocionales e investigativas del acervo por sus especialistas, y la atención óptima a la creciente cifra de estudiosos y críticos interesados en consultarlo, es el paso inmediato, sin dejar de soñar, junto a Alfredo y Héctor, con un museo del cine cubano», refirió luego.

En presencia también del viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda; el titular de Cultura, Alpidio Alonso Grau; el presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto Jiménez; el destacado cantautor Silvio Rodríguez; así como las máximas autoridades del Partido y el Gobierno de La Habana, y una representación de artistas, intelectuales y personalidades de la cultura cubana, el Director de la Cinemateca de Cuba agradeció también a todos los que han hecho posible durante estos años el milagro de mantener vivo el cine cubano.

Entre notas fílmicas y valiosas imágenes rescatadas de los archivos de la Cinemateca transcurrió el emotivo momento, donde el presidente del ICAIC, Ramón Samada, y el Director de la Cinemateca, entregaron al Presidente de la República –en nombre de los cineastas y trabajadores del ICAIC – dos obras que rinden tributo a la tradición del cartel cubano de cine, una de ellas para el General de Ejército Raúl Castro Ruz.

 

COMENTARIOS

Leer La Memoria en Covid -19

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

 

En Preparación

 Exposición «CUARENTENA» y presentación del libro «El Mundo después del Coronavirus»

 

 

Nuevas propuestas