TERESITA, ESA ETERNA MAESTRA QUE NOS CANTA

Por: María Fernanda Ferrer

23 de Julio de 2018

Por: María Fernanda Ferrer

 Teresita Fernández (Santa Clara, 1930 – La Habana, 2013) fue una trovadora muy cercana al Centro Pablo: aquí se le cuidó, se le mimó y, sobre todo, se valoró con justeza sus altos quilates como ser humano y como trovadora o más bien “como maestra que canta”, algo que repetía sin cesar. Esa era su esencia.

El 28 de enero de 2006 Teresita se presentó por tercera ocasión en el Patio de las Yagrumas, en la calle Muralla, de La Habana colonial, sede del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. En esa ocasión, la coordinadora general de la institución y ferviente defensora e impulsora del proyecto A guitarra limpia, María Santucho, le comentó a quien redacta estas líneas: “esta es la tercera oportunidad en que Teresita está con nosotros y la idea de este concierto es intentar concentrar en este recital los momentos más importantes de los anteriores”.

Es un lujo –dijo Santucho– volver a tenerla aquí, con su trabajo mayor y es que mucha gente la conoce por su obra para los niños –que es inmensa-, pero queríamos recuperar varias de sus canciones que están ahí, que ella solamente las canta en la sala de su casa y queríamos traerlas a nuestro patio, compartirlas, porque Teresita no solo ha cultivado la canción infantil sino que le ha cantado a José Martí en un bellísimo concierto que organizamos en la sala teatro del Museo Nacional de Bellas Artes. Pero queremos seguir teniéndola junto a nosotros con la canción para adultos que –aunque no divulgada y poco conocida– me parece una faceta fascinante de su quehacer.

A raíz de este concierto conversamos con Teresita quien, sin querer, nos dejó  pautas y sabios consejos.

“Donde quiera que me convoquen estoy y mientras más humilde sea el lugar, mejor. Quien trabaja para y con los niños asegura un futuro de amor y ese momento de estar frente a frente con los pequeños me hace muy feliz. Ellos no me cansan nunca”.

¿Y los teatros?

 No me gustan los cómodos asientos ni los teatros porque las luces no me permiten ver al público y yo disfruto observar el rostro de la gente que es una forma de comunicarme con ellos; me considero una mujer muy primitiva: soy amante de los  gorriones, las hormigas, los conejos y las abejas y me fascina estar en contacto estrecho con la naturaleza.

¿Por qué juglar? 

 El juglar se rebeló del Rey y del mundo de la corte y cantaba en plazas y parques para el pueblo; era pobre, nómada y libre –como yo– y también muy feliz. A estas alturas de mi vida y a punto de cumplir 75 años de edad, coincido con el gran poeta estadounidense Walt Whitman (1819-1892) cuya obra aboga por la unicidad de todos los seres humanos y quien definió a los poetas “como cronista de los siglos”. El juglar ha hecho su propia crónica de viaje desde que comenzó a cantar antes de hablar; componer es como escribir un diario: no entiendo mucho de promoción, lo que para mí está muy claro es que soy feliz cuando agarro una guitarra y desato mis emociones.

Usted participó en el recién concluido Festival Internacional de la Oralidad: Un mundo de cuentos que auspicia el Ayuntamiento de  Elche, la Universidad de Alicante y el Teatro La carátula, ¿cómo fue la acogida?

¡Magnífica! En su mayoría eran jóvenes universitarios con los que establecí de inmediato una gran comunicación. Les conté, por ejemplo, de mis abuelos valencianos y asturianos, que no conocí, y de las canciones que hice pensando en ellos. Ahora, casi cien años después, regreso a su tierra para compartir esos textos y esas emociones.

Tengo como premisa en la vida hacer feliz a los demás porque así soy yo más feliz, más plena. Hay un proyecto, que no sé si logre concluir, que es hacer un libro en el que narre mi infancia a través de mis canciones. Esos textos irán acompañadas por ilustraciones de los personajes de cada canción-cuento o al revés. Esas ilustraciones o más bien perfiles, podrán ser coloreados y rellenados por los niños y las niñas. Esa idea me tiene fascinada y no dejo de darle vueltas en mi cabeza.

¿Su anhelo mayor?

 Varios, pero uno de mis mayores anhelos es que, definitivamente, se comprenda la importancia de trabajar culturalmente con y para los niños. La gente confunde la creación para niños con la simplicidad porque piensan que el mundo del niño es sencillo y hasta medio tontico. No. Lo que sucede es que es un terreno diferente al del adulto y, además, los pequeños son muy sensibles y sinceros. Lo que les gusta, les gusta y lo que no, no. Ellos son la pureza y no saben mentir. Los mayores tenemos que aprender mucho de los niños, pero ojo, nada de ñoñerías ni posturas reduccionistas.

COMENTARIOS

Nuevas propuestas