CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

TERNURA, PERDURABILIDAD Y CUBANÍA: VALORES QUE REVISTEN LOS OBJETIVOS DEL CENTRO PABLO

Por: María Fernanda Ferrer

18 de Febrero de 2021

Por: María Fernanda Ferrer

El profesor y crítico de arte Antonio Fernández Seoane –también vicepresidente de la Asociación de Artistas de la Plástica de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, UNEAC, -aseguró en una entrevista para estas páginas electrónicas que al Centro Pablo le “unen muchos vínculos afectivos”.

Y es cierto: a lo largo de estos veintidós años, Fernández Seoane nos ha acompañado en diversos proyectos como, por ejemplo, la curaduría de una exposición de fotografía latinoamericana exhibida en la Sala Majadahonda. Además, hemos contado con textos críticos de su autoría nacidos luego de valorar exposiciones colectivas y personales que se han organizado en la institución.

Recientemente el especialista visitó el Centro y, aunque se mantiene cerrado por indicación de los ministerios cubanos de cultura y salud pública, se acercó a dos acontecimientos que laten en la sede ubicada en la calle Muralla, de La Habana colonial.

“Hace poco me llegué al Centro Pablo y vi que hay un nuevo lugar que han llamado Abre la muralla y que tiene una disposición muy joven y eso es importante porque tenemos que hablar el mismo idioma que los jóvenes: sería absurdo tener una sala montada al estilo Luis XIV en un sitio que convoca a las nuevas generaciones. Los tiempos han cambiado y hay que entender eso. Lo primero que me llamó la atención de la sala fue el diseño que es multifuncional y está ambientada con dados que se pueden elevar y convertir en plataformas movibles de acuerdo a los diversos usos e intereses.

“En Abre la muralla me encontré con un impresionante mural. Es un verdadero privilegio que en esta obra de creación colectiva esté uno de nuestros Premios Nacionales de Artes Plásticas, Eduardo Roca Salazar (Choco) y también artistas de la talla de Diana Balboa, Alicia Leal, Ernesto Rancaño, José Omar Torres, Eduardo Abela, Andy Rivero, Yasbel Pérez, Roberto Daniel González y Betzy Arias. Siento que es un mural que aprisiona toda la extensión, objetivo y pretensión que tiene el Centro Pablo en tanto institución de la cultura que acoge la trova, el arte digital, la poesía y el diseño, entre otros ejes de creación.

“El mural encierra tradición y creo que eso es lo más importante: cuando ves a la virgen de la Caridad del Cobre –concebida desde la estética de Choco– o el colibrí de Rancaño o el elefante de Alicia Leal: ternura, perdurabilidad y cubanía, valores que revisten los objetivos del Centro Pablo. Creo que lo que le falta al mural es un buen montaje y se convertirá en un prestigio añadido al prestigio con el que ya cuenta el Centro Pablo.

“Otra cosa que me impresionó cuando llegué fue que vi al Centro pintadito, limpio, recogido ¡precioso!: está listo para recomenzar, solo necesita que la pandemia lo permita.”

¿Y Cuarentena?

Arístides Hernández (ARES), es un gran amigo, además de un artista multipremiado en Cuba y en el mundo. A él independientemente de su formación científica –es psiquiatra-, la vena le está brotando y haciendo pulso para salirse por todos los poros ese caricaturista, ese humorista que lleva muy adentro.

Hace un tiempo, en una conversación con ARES me comentaba que cuando era estudiante de la Escuela Vocacional Vladimir Ilich Lenin, tuvo serios problemas por hacerles caricaturas a los profesores. Creo que eso le pasa a todos los humoristas: ninguno ha estado exento de tener problemas…

Salió El mundo después del Coronavirus que es un libro fascinante tanto por las caricaturas de ARES como por los textos de Félix López que se leen muy bien. Es muy ameno y también muy aleccionador, reflexivo por donde quiera que lo cojas. Ahí están las caricaturas de ARES con su ingenio creativo que hace humor del bueno, con arte del bueno, sobre un problema terrible, serio y preocupante que sigue latiendo a nivel mundial.

El hecho de que el Centro Pablo haya organizado esta exposición en dos momentos: en la galería delantera están algunas de las páginas del libro donde aparecen los textos de Félix López y en la galería del patio trasero las caricaturas de ARES que degustas en primera persona, sin textos, alejada del contexto del libro y es cuando uno las puede disfrutar y apreciar mejor. Eso permite ir a la línea de ARES, al color de ARES: el dibujo, la caricatura, el humor lo ha llevado al plano pictórico y él ha dado muestras de su sagacidad, de su maestría que asoma, también, en su pintura, en su manera de crear.

Incluso, ARES va un poco más allá y llega al arte objetual…

Te refieres al proyecto de las aldabas, que se nombró Tocar madera: es que ARES es todo en uno. ARES se sale del contexto cubano y va a un plano universal porque la pandemia toca a todos. El COVID-19 es de esta era y todo ser que ame a este planeta tierra –que los humanos nos hemos dedicado a destruir- tenemos que tomar conciencia de la importancia del cuidado del medio ambiente.

¿Alguna otra reflexión?

Me voy a atrever a decir algo arriesgado: pienso que por todo el desarrollo que ha tenido ARES, por su participación en eventos internacionales, por los tantos premios que ha obtenido y cuando haces el análisis de rigor, cuando te percatas de su sistematicidad y de su estética personal te das cuenta que estás frente a un artista solidísimo: creo que es hora de tenerlo presente a la hora de hacer las nominaciones para el Premio Nacional de Artes Plásticas. ARES, más que un humorista es un auténtico artista visual.

Prensa

COMENTARIOS

EL REGRESO DEL JOVEN PABLO

BIBLIOTECA PABLO

PABLO Y NOSOTROS

LA MEMORIA DE VUELTA

LA CARABINA DE AMBROSIO

PALABRA VIVA

CONVERSANDO EN TIEMPOS DE …

BRUJAS : PROYECTO CULTURAL FEMINISTA

PODCAST

https://www.spreaker.com/show/al-oido