CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

VUELVE EL AZAR CONCURRENTE A JUGAR UNA BUENA PASADA

Por: María Fernanda Ferrer

9 de Septiembre de 2019

Por: María Fernanda Ferrer

La Casa Serú parece un sitio encantado, un lugar detenido en el tiempo o más bien un espacio sin tiempo: es una casona, de adobe y tejas, donde los pinceles, los lienzos y caballetes, están envueltos por ese olor ¡tan personal! que emanan el óleo y el acrílico.Tubos de colores de múltiples gamas están esparcidos por doquier y la cálida atmósfera de la casa, climatizada gracias a varias estufas, pertenece a la

reconocida pintora Omara Serú, quien decidió —hace unos años— convertir su hogar, ubicado en un barrio de la ciudad de Mendoza, en un punto de encuentro entre distintas manifestaciones de las artes.

La Casa Serú es tan diversa y ecléctica como la propia pintura de Omara que exhibe una multiplicidad temática alucinante moviéndose entre el paisaje, la abstracción y el retrato con pinceladas de surrealismo.

Con ese “paisaje” de fondo llegaron “los cubanos”: el poeta Víctor Casaus y el trovador Ángel Quintero a entregar textos y canciones en complicidad absoluta entre ambos y el lugar que los acogió.

En las paredes laterales del improvisado escenario, dos grandes de la canción y la poesía latinoamericana —atrapados por la pincelada de la Serú— parecían observar a Casaus y a Quintero: el siempre admirado a Carlos Gardel —con su eterno cigarrillo en boca y con su seductora mirada— y el El Negro Fontanarrosa, humorista gráfico y escritor argentino que llenó toda una época con su afilado verbo y su caustico decir. Pero también el controvertido Woddy Allen, director, guionista, actor, músico, dramaturgo y escritor norteamericano, de alguna manera, fue testigo, desde uno de los lienzos de gran formato, de lo que aconteció la pasada noche del viernes 6 de septiembre en la Casa Serú.

Comenzó el recital con varios temas de la autoría de Quintero —“Canción sin pedigrí”,  “Gallo pinto”, “Tus ojos”, “Identidad” y dos versiones musicadas por él sobre textos del Héroe Nacional Cubano, José Martí, (“Y te busqué” y “Paloma de ala negra”) y continuó con otros dos poetas: el peruano César Vallejo con el estremecedor y telúrico “Los heraldos negros” y “Todos los días del mundo”, de la autoría de Casaus, quien fue invitado a leer algunos de sus más conocidos textos, entre los que se encuentran: “Elogio de la imagen”, “Elogio de la plástica y los temblores del Sur” —que dedicó especialmente a Omara— y “Elogio de la locura”. Todos largamente aplaudidos.

Regresó Angelito —guitarra en mano— con otras canciones de honda raíz cubana y latinoamericana, y en ese punto interpretó “El loco que se esconde” que dio pie a evocar la vida ejemplar de Roque Dalton, poeta salvadoreño que murió en combate y en circunstancias aún no aclaradas totalmente, y quien dejó impronta importante en la  poesía de los poetas del Caimán, a la que pertenece Casaus. “Roque Dalton —dijo Víctor— tuvo una vida intensa y hermosa, comprometida con la Revolución y con la palabra, y dejó una honda huella en la poesía de los años ochenta que ha sido estudiada y difundida con dedicación por la familia Dalton-Cañas, y sobre todo desde Cuba donde vivió varios años junto a su familia”. A continuación, más que leyó, sintió su poema “Poema para armar sobre Guazapa” que está, justamente, inspirado en la lucha de Roque, “hermanito querido y siempre presente”, dijo. Su lectura poética concluyo con “Maravilla del mundo”, un canto a la vida, al amor y al futuro.

Y en la fría noche mendocina que por “azar concurrente” —como definiera José Lezama Lima este tipo de encuentro— juntó a Casaus, a Quintero y a Serú también sobrevoló el espíritu del gran Armando Tejada Gómez, poeta mendocino que, entre otros textos emblemáticos escribió su “Canción con todos” popularizado por la tucumana Mercedes Sosa, considerada la mayor exponente del folklore argentino y bautizada, con toda justeza, como “la voz de América Latina”: “canta conmigo, canta, latinoamericano, libera tu esperanza, con un grito en la voz…”

 

Prensa

COMENTARIOS

EN PREPARACION

 

Presentación del libro  El mundo después del coronavirus, de Arístides Hernández (ARES) y Félix López

Exposición Cuarentena, dibujos de humor sobre la Covid 19, ARES

Realización de mural colectivo coordinado por Eduardo Abela y Eduardo Roca Salazar (Choco) para el espacio Abre la Muralla

 

Nuevas propuestas