CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

El juego del escorpión
2007

Dedicado a

LUIS ROGELIO NOGUERAS (La Habana, 1944-1985)

Palabras

A partir de los 35 años Luis Rogelio Nogueras comenzó a jugar con el año de su nacimiento. Al propio Orlando Castellanos, quien lo entrevistara en varias ocasiones, le dio, al menos, dos fechas diferentes, por ello se incluyen ambas versiones en este disco, aunque podemos afirmar, con conocimiento de causa, que fue 1944 el año real de su llegada a la vida. Al menos, a su primera vida.
Tal vez porque quería engañar a la del vestido morado, o para seguir jugando con sus biógrafos desde otra dimensión (algunos ya han caído en la trampa), se complacía en estas ingenuidades.
Y es que, a pesar de todo su talento, de esa capacidad que tenía para armar sus historias y de su gran sensibilidad para la poesía, Wichy (para nosotros siempre será Wichy) tenía alma de niño. Y para los niños, ya se sabe, el juego constituye el don más preciado de la existencia.
Disfrazarse con espejuelos oscuros y un sombrero, llamar por teléfono a un amigo imitando la voz de un húngaro o un francés para dar una cita apócrifa, escribir un poema como si fuera un viejo de ciento ocho años o un niño de tres, eran parte de las cosas cotidianas que le hacían feliz.
Y esa felicidad la transmitía a todos los que le rodeaban porque los hacía partícipes de su mundo imaginado, como si quisiera vivir, en una, las quince mil vidas que ideó en sus poemas.
Fantaseando, amando, escribiendo hasta el último momento de su lucidez, vivió este cisne salvaje, al que recordamos en el veinte aniversario de su ida
a una de esas fábulas que él creó.
Virgen Gutiérrez

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios