CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

ENTRE LA FAMA Y LA CELEBRIDAD
1970

Dedicado a

NICOLAS GUILLEN.   Camagüey, 1902- La Habana, 1989

Palabras

En cierta ocasión Nicolás Guillén expresó:

“…la fama es pasajera, la celebridad es eterna. Yo no quiero ser famoso, si alguna ambición justa como poeta yo tengo, es ser célebre”

Así, con la publicación en 1930 de Motivos de son comenzó la fama del poeta que no se extinguió con su muerte, como él temía.

Su obra fue creciendo y consolidando en diversos títulos: El son entero (1943), La paloma de vuelo popular (1958), Tengo (1964), El gran Zoo (1967), La rueda dentada (1972), entre los de mayor significación. Su celebridad alcanzó ribetes de universalidad gracias al tratamiento de temas que rozan las fibras más sensibles del ser humano: el sufrimiento del explotado, la belleza y grandiosidad de la naturaleza, el canto a la patria, la vindicación de los héroes, el amor… utilizando formas tradicionales y nuevas que el supo conjugar con giros populares, la sátira, el humor y sobre todo, el ritmo del son cubano.

Alejado más de una vez de la tierra que lo vio nacer nunca dejó de amarla y sentir por ella. Su poesía desborda las fronteras geográficas para ubicarse en la cima del panorama poético contemporáneo. Y no tuvo que pasar a la muerte para disfrutar de la celebridad que tanto ansió.

Virgen Gutiérrez

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios