CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Toda mi obra es de Cuba y para Cuba
1970

Dedicado a

JOSÉ JUAN ARROM  (Holguín, 1910 – Estados Unidos, 2007)

Palabras

Aunque vivió la mayor parte de su vida en los Estados Unidos, José Juan Arrom nunca dejó de sentirse cubano.
El cierre de la Universidad de La Habana durante la dictadura machadista le obliga a partir hacia el país norteño a proseguir sus estudios. La Universidad de Yale lo acoge, primero como estudiante y gracias a sus brillantes resultados le ofrece plaza como profesor. Allí su despacho estaba en un “edificio gótico, con paredes de madera, labradas al estilo inglés, pero tenía una ventana que miraba hacia el sur, para que sus estudiantes aprendieran a apreciar la cultura que tanto le apasionaba”. Y esa pasión le llevó a investigar los orígenes de la cultura no solo del país que le viera nacer sino de las tierras iberoamericanas. Y por supuesto, a difundirla entre sus alumnos norteños y los académicos de diferentes países que negaban la existencia de nuestra cultura.
Cuba siempre estuvo presente en su vida, sus estudios, sus amores. Y su patria nunca lo olvidó. Desde el otorgamiento de “hijo ilustre de Mayarí” concedido en fecha tan temprana como 1938 hasta la Orden Félix Varela de Primer Grado en 1983, pasando por el Doctor Honoris Causa entregado por la Universidad de La Habana y la Medalla Alejo Carpentier  entre otros. Viajó a La Habana para participar en congresos y otros eventos, gracias a esos viajes Orlando Castellanos. pudo entrevistarlo en tres ocasiones. Palabra viva enriquece su colección con este nuevo volumen homenaje al centenario de José Juan Arrom, ilustre cubano que tanto hizo por la cultura de su patria chica y de todas su América.
Virgen Gutiérrez

COMENTARIOS

No hay entradas.