CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Una Giselle cubana y universal
1970

Dedicado a

ALICIA ALONSO (La Habana, 1920)

Palabras

Desde muy pequeña Alicia sintió que el baile era su vocación. Comenzó su formación en La Habana y conformó su técnica en Nueva York donde fue una de las fundadoras del American Ballet Theater. Allí interpretó su primera Giselle, que fue perfeccionando hasta lograr una versión muy personal que le ha valido ser considerada la mejor intérprete de ese ballet a escala mundial.

Este volumen de Palabra viva, compuesto con fragmentos de diversas entrevistas realizadas por Orlando Castellanos a Alicia Alonso, nos acerca a esta mujer que dedicara toda su vida a la danza y que hoy, a sus noventa años, es ya un mito universal, gracias a ese afán de perfeccionar la técnica de su actuación en el escenario, a su talento puesto a favor de la coreografía y a esa voluntad de seguir haciendo su arte más allá de las leyes biológicas, que le ha permitido romper todos los esquemas establecidos para los bailarines.

En 1978 había recibido un homenaje de la UNESCO en París y en Cuba, por la misma fecha, se le había ceñido una corona de laurel como reconocimiento a su destacadísima labor. Poetas y músicos le dedicaron por aquellos años emocionadas ofrendas. De ellos este volumen incluye los versos de Eliseo Diego, musicalizados por José María y Sergio Vitier, y cantados por Miriam Ramos, así como las décimas de Adolfo Martí musicalizadas e interpretadas por Celina González.

Virgen Gutiérrez

Temas

Alicia Alonso cuenta sobre su vida
Miriam Ramos canta los versos de Eliseo Diego “Saludo y homenaje a Alicia Alonso”
Celina González musicalizó e interpreta “Décimas por Alicia” de Adolfo Martí

Eliseo Diego: “Saludo y homenaje a Alicia Alonso”.

Siempre te vi volar toda ya un hada,
cisne, paloma y mil y más criaturas,
tramando tus divinas aventuras
sobre el borde insaciable de la nada.

Tú misma sólo música encarnada,
luz que dibuja fina en las oscuras
fibras del mundo eternas travesuras
tan naturales como tú hechizadas.

En fin, que para mí tú eres el Arte
vivo en su ardor, y tan, y tan lejana
como la estrella que al abismo abriga.

Pero hoy que me decido a saludarte
te siento cerca, lumbrecilla humana
fiesta de Cuba, misteriosa amiga.

Entre las versiones coreográficas de los grandes clásicos, más renombradas de Alicia Alonso se encuentran:
Giselle, Grand Pas de Quatre, La bella durmiente del bosque, La fille mal gardée
Don Quijote, El lago de los cisnes y Coppelia
También obras coreográficas originales como:
Shakespeare y sus máscaras, Cuadros en una exposición, Tula, Umbral y
Lucía Jerez

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios