CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

YO NO PUEDO VIVIR SIN EL COLOR
1970

Dedicado a

RENE PORTOCARRERO     (1912-1985)

Palabras

Nacido en La Habana, donde transcurrió toda su vida, René Portocarrero se enamoró, desde edad temprana, del ritmo y el color de su ciudad.

A los doce años ya participaba en salones que exponían sus Marinas sin que los organizadores sospecharan que las obras pertenecían a un adolescente.

Su talento para la pintura y su afán de pintar sin las trabas academicistas le hicieron imposible la permanencia en San Alejandro, no obstante, se nutrió de la sabia de los maestros de la generación que le precedió: Víctor Manuel, Abela, Amelia Peláez.

Realizó su primera exposición personal en el Lyceum de La Habana en 1934 y desde entonces siguió exponiendo en su país y en otras importantes plazas como Nueva York, México, Venecia y Brasil donde obtuvo en 1964, el premio de la Bienal de Sao Paulo.

Las Floras, Catedrales, y Paisajes de La Habana encarnan su acendrada cubanía y muestran su particular amor a la ciudad que le vio nacer y de la que siempre se sintió enamorado.

Muchos músicos han pintado a La Habana en sus canciones, de ahí que, como complemento a este casete se incluyan dos hermosas muestras de esa devoción por la capital del país.

Virgen Gutiérrez

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios