CENTRO CULTURAL PABLO DE LA TORRIENTE BRAU

Expo Oh Vida
2004

Palabras

OH, VIDA 

VÍCTOR CASAUS O EL ALQUIMISTA DE LA CULTURA

Por: Estrella Díaz

Ya lo dijo José Martí, el Héroe Nacional cubano: “hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas” y ciertamente, a escondidas, el pequeño equipo que labora en el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau preparó, con inmenso esmero, el homenaje tributado a Víctor Casaus, director de la institución, el miércoles 10 de marzo del 2004, día en que el poeta y cineasta cumplía sus 60 años.

Fue difícil organizarlo por dos razones: Víctor permanece la mayor parte del día (y muchas veces de la noche) en el Centro y por la propia magnitud de las iniciativas propuestas, que por cierto fueron muchas. El mayor reto fue mantener el secreto (difícil de guardar por la propia idiosincrasia de los cubanos) y lograr que lo soñado se hiciera realidad bajo el signo del buen gusto, la sencillez y la cultura.  A María Santucho, coordinadora general del Centro y compañera en la vida de Víctor, le tocó entre otras muchas responsabilidades mantenerlo al menos el miércoles 10 alejado de la institución hasta bien entrada la tarde, hora en que ya la mayoría de los invitados-amigos colmaban el patio de Muralla 63. La primera sorpresa fue que en la Biblioteca, ubicada en la planta baja y que pertenece a la Casa de la Poesía, se montó una exposición de fotografías tomadas en distintos momentos de su vida, siempre vinculada a lo mejor de la cultura cubana. Toda una pared da testimonio del paso de Víctor por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, ICAIC, por Nicaragua, en la Casa de las Américas y otros sitios junto a intelectuales, músicos y poetas como José Zacarías Tallet, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés por sólo mencionar tres nombres. La exposición, además, está acompañada de una muestra de la papelería y la obra realizada por Casaus: libros, testimonios, poemas…

En esta tarde-noche de emociones y complicidad compartidas no podían faltar los amigos de los años: Silvio Rodríguez, José Ramón Fernández, Eduardo Heras León, Sara González, Diana Balboa, Eduardo Roca Salazar, Choco, Marta Campos, Carlos Varela, Augusto Blanca, Adigio Benítez, Alicia Leal, Juan Moreira, Ruth de la Torriente Brau (hermana de Pablo y considerada “la madrina del Centro”), y muchos más que harían demasiado larga la lista.  Aún la sorpresa primaba cuando Virgen Gutiérrez, coordinadora de la Colección Palabra viva, fue la responsable de presentar un nuevo CD dedicado a Víctor titulado Que la vida no te dé tregua y que incluye dos entrevistas realizadas por el periodista Orlando Castellanos una en 1982 cuando obtuvo un premio por su libro Los ojos sobre el pañuelo y otra en 1990. El CD contiene además nueve poemas de su autoría leídos en su voz y las canciones “Te conozco”, compuesta por Silvio Rodríguez y “Para mirar nacer”, poema de Víctor musicalizado por Silvio. Después, varios artistas e instituciones se sumaron al homenaje: Adigio, Moreira, Alicia Leal y Choco le ofrecieron desde sus particulares mundos creativos obras hechas especialmente para la ocasión. Víctor, emocionado, agradeció el gesto. También el doctor Eusebio Leal envío un obsequio a nombre de la Oficina del Historiador y la directora de Habana Radio, Magda Resik, lo agasajó con los más recientes trabajos discográficos producidos por esa emisora que desde sus inicios, hace ya cinco años, mantiene cercanos vínculos de trabajo con el Centro Pablo. Luego la trova, esa invitada permanente y fiel, se hizo presente en las voces de Fernando Bécquer, Ariel Díaz y Amanda Cepero quienes dedicaron a Víctor dos temas basados en poemas suyos.  El audiovisual también estuvo allí. Proyectadas en una de las paredes laterales del Patio de Muralla pudo verse un collage de entrevistas en el que participaron unos 16 artistas quienes, a partir de sus propias vivencias, ofrecieron su testimonio en torno al homenajeado. Igualmente pudo verse el flash realizado por la joven y talentosa Giselle Monzón Calero, quien utilizando  técnicas digitales y de animación nos ofreció el corto titulado Para mirar crecer, poema de Casaus musicalizado por Silvio Rodríguez. Y como para cerrar, en la Sala Majadahonda pudo verse, otra vez en forma de exposición, una muestra que en el año 1982 se inaugurara en la Galería Habana y que incluye una veintena de piezas de prestigiosos artistas de la plástica cubana que en esa ya lejana fecha se inspiraron en poemas del libro Los ojos sobre el pañuelo, con el que Casaus obtuvo el Premio Latinoamericano de Poesía Rubén Darío convocado por el Ministerio de Cultura de Nicaragua. A esta exposición, que se mantendrá abierta en la Sala Majadahonda hasta el mes de abril, se sumaron obras realizadas, a partir de poemas de Casaus, por participantes y ganadores de los Salones de Arte Digital convocados por el Centro Pablo desde 1999. Sin dudas fue una jornada de emociones compartidas entre Víctor y los convocados, en su mayoría amigos de generación y de otros muchos que por edad real se han sumado después y que reconocen en él no sólo al poeta, al cineasta, al periodista, al intelectual sino al hombre de ideas, al aglutinador de generaciones, “al alquimista de la cultura”, calificativo que con justificada certeza le dio la imprescindible María.

LOS AMIGOS OPINAN

José Ramón Fernández (Vicepresidente del Consejo de Ministros) “No pude dejar de asistir a este encuentro porque lo admiro y lo respeto, lo quiero como ser humano, artista y revolucionario. Estoy disfrutando de esta sorpresa maravillosa que le dieron de un acto que no hay artista de fama mundial ni dinero capaz de organizar por su significado y por el aspecto humano que representa.”

Entre las múltiples vertientes de trabajo del Centro está Ediciones La Memoria, que coeditó con apoyo del Comité Olímpico Cubano, hace un tiempo el libro, Recuerdos de la última Olimpiada…  “Este libro tiene gran significación. Nosotros ayudamos en la edición de este texto porque Pablo de la Torriente Brau era un joven maravilloso, un joven cubano que no nació en Cuba y que tenía un profundo sentido del patriotismo y que fue capaz de dar su vida por la justicia luchando contra el fascismo en España. Desde nuestras posibilidades en el Comité Olímpico hemos querido contribuir a la publicación de Famosos y desconocidos que se refiere a los atletas cubanos que han participado en Juegos Olímpicos y hay que estar dentro del deporte para comprender cuánto significa para un atleta estar en este evento. Igual implica un gran esfuerzo para un poeta, para un escritor, realizar bien su tarea. No voy a discutir el texto de Casaus en el que habla de ‘los poemas impecables’, pero sí quiero destacar que requiere de un gran esfuerzo para cualquier artista, para cualquiera que ame su profesión.  Por eso también admiramos a Víctor Casaus por su esfuerzo en perfeccionarse y no podemos olvidar que él escribió un libro sobre Playa Girón, que un libro a la revolución cubana, un libro de los que allí lucharon, un libro lleno de imágenes que hay que entender y que hay que valorar. Esa es otra de las razones que me impulsan a estar hoy aquí y me siento muy feliz, orgulloso y satisfecho de haber sido convocado y de haber visto el homenaje que se le ha rendido a quien lo merece en sus 60 años, que no son muchos, pero tampoco son pocos.”

Eduardo Roca Salazar, Choco, (artista plástico) “Víctor es un ajiaco maravilloso. Quisiera tener la oportunidad de llegar a los 60 años y que me sorprendan como han hecho hoy sus amigos. Esta es una exposición maravillosa, llena de amigos. Qué homenaje tan profundo para un ser tan impresionante! Es difícil definir a una generación que se mantiene en Cuba, que va

a morir en Cuba y que va a dejar un cesto lleno de maravilla cultural para que los que vengan detrás sepan que nosotros, nuestra generación, que es la Víctor, no estuvimos entretenidos.”

Sara González (trovadora)  “Estoy muy emocionada de ver a Víctor emocionado porque él siempre da esa imagen de seguridad, de confianza y vi que en un momento determinado se le quebró hasta la voz cuando Choco le regaló ese cuadro tan lindo y el dijo que era su hermano. Víctor es una persona que uno empieza a querer en cuanto comienzas a hablar con él. Otro aspecto que hay que destacar es el trabajo que ha hecho no solamente en el Centro Pablo, porque él ha trabajado mucho por la cultura cubana desde los tiempos del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, ICAIC, incluso desde mucho antes. Esa historia la conoce mucha gente y varias generaciones y diversas manifestaciones como el cine, la música, el teatro, la plástica. Ha sido un artista muy completo en ese sentido y ha unificado a mucha gente y las ha vinculado a su proyecto de vida, a su proyecto como artista y como revolucionario. Eso es lo más valioso de Víctor y que hay que agradecérselo siempre. Me siento feliz de que me haya tocado vivir su misma época.”

Diana Balboa (artista plástica) “A Víctor yo lo amo desde hace muchos años. Es como los amores de juventud, como la ilusión de tener un novio poeta, o sea, Víctor es el novio de muchas gentes de mi generación y el compañero de muchas gentes de mi generación y eso lo atestigua la exposición que se ha inaugurado hoy en la Majadahonda. Me he quedado sorprendida porque desde 1982 muchos de nosotros hemos estado al lado de Víctor y eso habla a favor de su capacidad de aglutinar y de su esmerada gestión por mezclar muchas cosas en ese coctel que es nuestra cultura. Me siento agradecida.”

Marta Campos (trovadora)   “A Víctor lo conozco desde los tiempos del ICAIC y siempre estuvo aliado y pegado a los trovadores. Lo veo como un gran impulsor y continuador del Movimiento de la Nueva Trova. Al abrirse éste Centro nos ha dado la posibilidad a los trovadores de reunirnos, de cantar, de decir lo que sentimos, de proyectarnos.”

Alicia Leal (artista plástica) “Víctor es de esas personas que te inspiran a trabajar; siempre incansable, siempre en tantos proyectos. A veces uno envidia todo ese despliegue de energía que tiene, siempre está proyectando y generando cosas. De corazón, felicidades en su cumpleaños y quiero aprovechar para decirle que los amigos de tantos años lo queremos entrañablemente. Pienso que la presencia de tantos aquí es muestra de que somos sus fieles seguidores.”

Alberto Faya (trovador)    “Esto que ha ocurrido hoy ha sido muy emocionante. Yo me veo mucho en lo que él hace a diario y ojalá pueda llegar al nivel de cosas que él está haciendo.”

Adigio Benítez (artista plástico, Premio Nacional de Artes Plásticas)  “Siento una gran admiración por Víctor tanto como compañero como por poeta, por su dinamismo como promotor cultural. Es un hombre polifacético y cuando emprende una tarea la saca a flote con gran éxito. Me alegro de haberlo conocido, de poderme considerar su amigo y  en lo que modestamente pueda contribuir siempre podrá contar conmigo.”

Juan Carlos Pérez (trovador)   “Me cuento entre los que tienen que agradecerle, además de su poesía y de su labor como cineasta, todo este trabajo por y con la trova. Espero que este trabajo del Centro dure mucho tiempo y que existan muchos más cumpleaños, más conciertos y más libros.”

Alicia Gutiérrez y Ricardo Garcés (artistas digitales) “Víctor fue el iniciador de las exposiciones de arte digital y estoy convencida que es un hombre con mucha visión de futuro. Gracias a los Salones de Arte Digital que anualmente convoca la institución es que nos hemos ido acercando y vinculando cada vez más con el Centro. Estamos muy contentos por haber sido invitados a esta exposición y de que nuestra obra esté al lado de otros artistas de gran reconocimiento en la plástica contemporánea cubana.”

Rita del Prado (trovadora) “Víctor es uno de los seres más tiernos. A él hay que valorarlo no solamente como ser humano y como amigo, sino por todo este trabajo de alquimista que ha hecho. Lograr convocar a tantos trovadores, poetas,

artistas digitales, periodistas y hacerlo de corazón y lograr que la gente acuda a este Centro tan auténticamente y a dar lo mejor de sí, eso lo dice todo.”

Los 60 de Casaus Por: Carina Pino Santos

“Yo no salgo de mi estupor y mi agradecimiento” expresó no sin una contenida mas visible emoción Víctor Casaus ante un patio desbordado de entusiastas colaboradores, artistas, amigos y compañeros que laboran o cooperan con el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, quienes se reunieron para celebrarle sorpresivamente un homenaje el día de su cumpleaños sesenta el pasado miércoles 10.  Como es ya tradición en  las propuestas del Centro, predominó un espíritu de espontaneidad en una ofrenda artística que, no obstante  inesperada, rebosó de las más variadas muestras de sincera admiración y cariño de creadores de los  más diversos ámbitos a Víctor Casaus. “Vivo en el Centro y no sé cómo pudieron hacer estas cosas” dijo, con esa naturalidad que le es característica, el director de la institución. Y es que el hecho simple de que confluyeran tantos y tan preciados amigos en un día especial, íntimo y a la vez público, era la respuesta imprescindible a su labor y a la del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau que, bajo su dirección, se ha propuesto trabajar en esferas poco favorecidas en los ámbitos del  mercado, mas de elevada incidencia social y meritorias desde el punto de vista de la tradición histórica y al mismo tiempo de la vanguardia de nuestra cultura.   Casaus, con más de una decena de libros de poesía publicados, uno de los autores que más ha aportado al género del testimonio, fundador de la revista cultural El Caimán Barbudo, narrador, realizador cinematográfico,coguionista juntoa Manuel Pérez de El hombre de Maisinicú, una de las cintas más recordadas por el pueblo cubano, y uno de los estudiosos más serios de la figura de Pablo de la Torriente Brau, cuyo nombre lleva el Centro,  es conocido por una sencilla accesibilidad (eso que la trovadora Sara González calificó como de “comunicación inmediata con todos”), por la  llaneza característica en su  trato, no exenta de cierta elegancia, inusual en estos días que corren, por un sobrio desenfado, así como por la persistencia y capacidad de trabajo para enfrentar, a diario, retos disímiles en la dirección del trabajo cultural. Artistas como Adigio Benítez, Juan Moreira, Alicia Leal, Choco obsequiaron grabados a Casaus, al mismo tiempo que jóvenes trovadores cantaron sus poemas, y se proyectó un corto con entrevistas a familiares y colaboradores como dedicatoria.  Y no podía esperarse menos de una de las personalidades de la cultura cubana que ha logrado, tanto en la institución que dirige como en su propia obra, una interrelación viva entre las diversas expresiones del arte, la música y la literatura contemporáneas, una  labor que revela tanto las facetas del trabajo creador e intelectual de Casaus, como su propio talento para conjugar la integración cultural, y consecuencia también de haber sido un inquieto periodista de la entonces joven generación en los sesenta, década verdaderamente prodigiosa en la cultura cubana, y años en que músicos, poetas, intelectuales, artistas plásticos, diseñadores convivieron en una atmósfera única de creatividad y  de objetivos coincidentes. La inauguración de la muestra Oh Vida! en la Sala Majadahonda no sólo homenajea a Casaus a través de su relación con los artistas plásticos que han realizado obras basada en sus poemas, sino también se constituye, sin proponérselo, en una remembranza de ese tiempo pasado de integración intercultural, que aparece en la exposición retomada de los años ochenta.  Una buena parte está conformada por obras de la colección personal de la familia Casaus, que ilustran poemas de su volumen de poesía Los ojos sobre el pañuelo. La historia de ese libro tiene hoy más de veinte años. Todo comenzó una mañana en que el célebre escritor Wichy Nogueras fue a despertarlo a su casa y avisarle que con aquel había obtenido el importante  Premio Latinoamericano de Poesía Rubén Darío, y a Víctor, apenas despierto, le pareció más bien una broma, en aquellos tiempos de auge de la poesía exteriorista de Cardenal, de la congregación artística en Solentiname, y del fervor creativo y revolucionario de los sandinistas cual fuego humeante ante la chimenea apagada del volcán Masaya. Los ojos sobre el pañuelo es un motivo para reflexionar sobre esta  certera colaboración en la que 25 creadores, entre ellos la entonces más avanzada vanguardia de la plástica cubana, se ofrecieron a crear piezas en las que Casaus incluyó sus poemas manuscritos, entre otras se hallan obras de Leandro Soto, Humberto Castro, Antonio Eligio Fernández (Tonel), Jacqueline Maggi, Eduardo Rubén García, y también de otras promociones como Aldo Menéndez, Nelson Domínguez, Choco, Roberto Fabelo, Osmani Simanca, Nélida López, Flora Fong. Se realizó en aquel momento una curaduría en la Galería Habana, dirigida entonces Alquimia Peña. La muestra incluye casi todas las piezas de aquella ocasión y no faltan obras del 2004, del diseñador Eduardo Moltó, Diana Balboa, Alain Gutiérrez, Ángel Alonso, William Borrego, Sandra Pérez, entre otros, y también se hallan los trabajos digitales de dos niños del Taller de Arte Digital Infantil (Michel Sexto y Daína Caballero) así como de sus profesores Alicia Gutiérrez y Ricardo Garcés. Por cierto el desarrollo del arte digital, del que el Centro Pablo de la Torriente Brau es iniciador y principal organizador en el país, es uno de los objetivos principales que promueve esa institución. Arte y literatura han tenido variadas exhibiciones en la Sala Majadahonda, y ha sido esta última una de las más sugerentes por el espíritu libre de creación y su independencia relativa de los textos que el Premio Rubén Darío consagró dentro de la poesía latinoamericana. Que la vida no te dé tregua dice un verso del poema Oh vida! de Víctor Casaus, y  ciertamente, esa tarde dedicada a homenajearle no nos dejó en suspenso para el abrazo necesario a quien bien lo merece.

VÍCTOR CASAUS: PALABRAS QUE REGRESAN Por: Idania Trujillo y Elizabet Rodríguez

El poeta argentino Juan Gelman dijo en una ocasión que “la poesía es memoria de la sombra de la memoria”. De poesía y de memoria está llena la vida de Víctor Casaus, poeta intenso a quien en la tarde del 10 de marzo, un hermoso “complot”, emociones, abrazos, imágenes, voces y presencias lo sorprendieron, afortunadamente, más de 24 veces por segundo, para festejar su sesenta cumpleaños.

A la sombra de la indagadora memoria comenzamos a trenzar los amarres electrónicos de una conspiración silenciosa que nos devolvió, en palabras, anécdotas y recuerdos el perfil, siempre inconcluso, del padre, el amigo y el tierno enamorado que es Víctor Casaus. Aquí están, ahora, a un tiempo, estas pequeñas e imprescindibles verdades de Abel Casaus, su hijo; María Santucho, su compañera; Ruth de la Torriente Brau a la que bautizó con el apelativo de hada madrina del Centro Pablo y un grupo de amigos y amigas que se unieron a este singular homenaje ciberespacial desde Cuba, Francia, Argentina, España y Perú.

¿Cuál es la imagen que más recuerdas de tu papá cuando eras niño?

Abel Casaus, desde Salamanca, España: Los primeros recuerdos vienen de 1976, cuando nos mudamos a una pequeña quinta en el barrio de San Agustín. Antes vivíamos en la comunidad de Jibacoa, donde mis padres trabajaron por dos años. Aquella casa de San Agustín era un pequeño paraíso. Entonces ese lugar no era el sitio repleto de edificios que es hoy. Hubo que reconstruir la casa y recuerdo a mis padres trabajando con los amigos los domingos en la restauración. De esa casa, de ese espacio rodeado de árboles y plantas, conservo los mejores recuerdos de mi padre. En las noches me leía, cuando aún yo no sabía leer, especialmente Pinocho, que me gustaba. Jugábamos en el patio al bádmington y al boxeo, combates que casi siempre perdí; se organizaban comidas los domingos. Aún existe una foto de mi padre junto a sus amigos conversando en el patio; allí estaban Wichy, Silvio, Guillermo y Conte. De mi infancia esa es la imagen de mi padre que siempre veo: las conversaciones con sus amigos, especialmente con Wichy Nogueras. Me sentaba a escucharles sin molestar. No entendía mucho entonces, con los años fui encontrando y descubriendo lo que había en ellas: nombres de poetas, de amigos y enemigos, de libros y de eso que llaman “la realidad”. Viví esa “realidad” años más tarde y créanme que prefiero rememorarla a través de aquellas conversaciones.

¿Cuál es la virtud que más aprecias y lo que más te molesta de su carácter? Si algo ha caracterizado nuestra relación de padre-hijo, de amigos, es la absoluta confianza para decirnos todo. Las virtudes que más aprecio de mi padre son su entereza, su honestidad, su transparencia. Son virtudes que a lo largo de su vida le han pasado cuenta, pero que tienen una recompensa infinitamente mayor. Ustedes lo conocen, es un hombre sin “medias tintas”, directo, sanguíneo. Ese carácter también comprende su mayor defecto, si así podríamos llamarlo. A veces es desmedido en su reacción. Sin embargo, creo que es una desmesura llena de sinceridad, aunque a veces equivocada. Esto le ha traído apodos de sus amigos y ataques de sus enemigos, pero creo que si no tuviese ese carácter no habría logrado todos los empeños que se ha propuesto.

Sabemos que te ha enseñado a valorar muchas cosas de la vida. ¿Qué es lo que más te ha marcado de esas enseñanzas? La exposición que están preparando lleva el título de un poema suyo, que es también el de una canción inolvidable: Oh, vida!. Ese poema podría resumir, al mismo tiempo, su arte de vida y su arte poética, si entendemos la poesía como los griegos. Todas esas cosas que no debes permitirle a la vida y que no debes permitirte para que la vida al menos se parezca a lo que eres, a lo que crees que eres. No abandonar esa lucha, esa tirantez eterna entre lo que somos y lo que aspiramos ser, es lo que tengo presente cuando pienso en mi padre.

En la palma de su mano, ¿María, de quién te enamoraste primero, del ser humano o del poeta que hay en Víctor Casaus?

María Santucho, desde Habana del Este, Cuba: La verdad es que me cuesta decirlo porque están tan pegaditos uno del otro. Si tuviera que ponerlo en blanco y negro les diría que me enamoré de un hombre que desde el primer instante, del amor a primera vista me dio ese que sé yo “que se haya por ventura” como diría Teresita Fernández me dio vuelta todo y me dejé arrastrar hacia esa vorágine maravillosa de la pasión y el deslumbramiento del amor.

Cuando una se enamora trata, a veces, inconscientemente, de idealizar a su pareja, ¿qué virtudes admiras y qué defectos te molestan de Víctor?  Ese idealizar es un autoengaño candoroso que dura ese segundo interminable que es la vida, digo cuando es de verdad y de una sola vez. Desde el primer instante de nuestro amor, admiré febrilmente su capacidad intelectual, su sensibilidad para detectar la poesía en todos los rincones de la vida misma; esa admiración me llevó infatigablemente a tratar de alcanzarlo y, claro, eso me ha servido de meta y me ha permitido llegar a ciertos y extraordinarios secretos de mis propias capacidades; pero también a veces esa capacidad infinita de conocimiento y manejo de esa sabiduría me ha llevado a sentir angustia cuando la carrera hacia ese que se yo comienza a agotarme y no me deja detenerme a disfrutar algunos lugares comunes que también son muy necesarios para la vida, para el amor.

De todos los poemas que te ha escrito, a ti, a la mujer, a la compañera, cuál prefieres y por qué?  “Mientras cae la lluvia”, por muchísimas razones, pero muy especialmente porque ahí estoy yo, sentada en el centro de la palma de su mano y de su vida, con las piernas recogidas contándole mil historias a la vez… y sobre todo porque él me tiene ahí sentada en la palma de su mano, a mí, a la muchacha que era yo, a la muchacha que sigo siendo yo… gracias a esa palma de su mano poética, apasionada y protectora.

El abrazo de los amigos

Fernando Martínez Heredia, desde La Habana, Cuba: Cada uno de nosotros es un complejo maravilloso, que no puede ser generalizado, ni numerado, ni disuelto en tinta alguna. Víctor se merece todos los homenajes, y aunque le duela un poco la cifra de 60 sé de lo que hablo: esta es una oportunidad magnífica. Sin mucho orden, pero con gran entusiasmo, les paso unas palabras. Para mí, el Víctor más antiguo es el poeta, capaz de invocar y recrear de manera tan bella el mundo cotidiano y la utopía, que entonces eran casi una sola cosa. Siempre poeta, hace más de 20 años, cuando éramos hermanos en una Centroamérica de sangre y esperanzas. Sigo viéndolo poeta, en este siglo XXI, hasta ahora tan prosaico. Hombre de letras si los hay, Víctor ha andado por los géneros y por sus encrucijadas: periodista, crítico, pensador, dueño de su expresión, claro, profundo y elegante. Ha hecho de todo por el testimonio, esa democratización de las voces, desde Girón en la memoria hasta hoy; sólo por esta contribución le debe ya un lugar destacado nuestra cultura. Y le ha dado al cine cubano muchos trabajos y afanes a lo largo de su vida.  Pero el intelectual Víctor Casaus me es entrañable porque la grandeza que ha podido alcanzar de su talento y de su oficio nunca ha subordinado ni negado otra entrega intelectual: la militancia en el reparto de las riquezas intelectuales, dedicando lo mejor de sí a la creación de vehículos para que la gente acceda a esas riquezas, a la divulgación, a abrir espacios para que los nuevos puedan crear, a rescatar la memoria de quienes pusieron su intelecto en la fragua de los pueblos y de las revoluciones. El ejemplo más notable de ese rasgo para mí decisivo es este Centro Pablo, que nació de aquella Cátedra en la cual puso todo su empeño el apasionado y terco soñador que afortunadamente es.  ¿Qué le puedo decir yo a mi hermano Víctor? Aprendimos a no ser solemnes en medio de los más asombrosos acontecimientos, compartimos las tareas, los aprendizajes, las canciones, los ideales, los dolores, las fiestas, los tiempos intensos vividos por una larga generación. Víctor nunca ha traicionado aquella apuesta colosal, ni la ha abandonado suave y silenciosamente. Nos une también Pablo de la Torriente Brau, descomunal en su grandeza humana, y símbolo de los ríos profundos que han hecho la causa popular en Cuba, y del internacionalismo sin el cual la obra es falsa, y se deshace.  Pero Pablo, que seguramente debe observar lo que hace Víctor, sería capaz de comentarle a Raúl Roa, que sí nos conoció a los dos: “Mira qué pedantes se han vuelto estos abuelos”. Por si acaso, me limitaré a decirle a Víctor que lo admiro mucho, que lo quiero, y que nos salvaremos.

Jorge Fuentes, desde Centro Habana, Cuba: En realidad no recuerdo todos los poemas de Víctor y aquellos que sí recuerdo, no necesariamente serán ni los más importantes, ni los que recuerden otros. A decir verdad yo no recuerdo a Víctor por sus poemas, ni por sus artículos y ensayos, que son muchos, tampoco por sus películas. Lo que recuerdo son sus pasos junto a los míos, bajando la loma de Jovellar, en dirección a la Escuela de Letras, yendo hacia el solar donde vivía su madre o sólo conmigo, perturbado y

quejumbroso por la mujer que acababa de dejarlo por otro. En realidad Víctor para mí no es un poeta ni un artista, sino el hermano que no tuve y que él acabó siendo. Aunque sólo han pasado treinta o cuarenta años, nuestra amistad, a prueba de todo, comienza cuando lo voy a buscar para tomarnos un café, en moneda nacional, tratando de encontrar el mismo sabor de antaño en una esquina de La Habana Vieja.  Ese muchacho tímido, nervioso, sensible, susceptible, enamorado, terco, trabajador, creativo, selectivo, culto, barriotero, amador de la música, aunque desafine constantemente, es desde hace mucho tiempo, una parte de lo mejor que tengo y de lo único que tengo. Hemos tenido la oportunidad de escribirnos mucho, porque nunca estuvimos conformes en estar lejos el uno del otro, y en De una isla a otra isla me dice: Desde que cierro esta puerta desde que abro/la tapa de la máquina de escribir para escribirte/este poema y no otro/para decirte seguramente hermano mío u otra frase/más o menos retórica de las que tanto criticamos…  Como seguimos criticando las frases y la retórica misma, no puedo dejar de verlo vivo y coleando, agrupando a gente de las más variadas tendencias y organizando una casa universal en un lugar donde antes había un solar yermo. El Centro Pablo, que es uno de los pocos lugares donde nunca uno se siente un intruso, donde sin que nadie lo diga sabemos que tenemos voz y voto, donde no se habla de jóvenes y viejos, ni relevos que vendrán (como siempre) de todas formas, es, eso sí, un Centro de trabajo donde músicos, pintores, cineastas, trovadores, diseñadores, escritores, locos y cuerdos, blancos y negros pueden creer en la Revolución. En la patria de todos. En la participación. En la utopía. Eso es lo que ha hecho Víctor a sus sesenta años por fuera, lo que me hace pensar, como decía Sindo Garay a los cien, en lo corta que es la vida, sobre todo para los que queremos seguir siendo aquellos muchachos que leían Los hombres de Panfílov en las trincheras.  Víctor, obstinadamente, no se ha conformado con escribir poesía sino en vivir como un poeta y eso en estos tiempos es verdaderamente difícil. Espero verlo siempre sin saco y con gorra de pelotero, elogiando a los que no lo elogian, evadiendo querellas y salvando el proyecto mayor (el de la literatura, el arte y la memoria de nuestro extraño y gran país), soñando los sueños de su infancia y de esta edad de serena y clara juventud en la que entra.

Raúl Roa Kourí y Lily, desde París, Francia: Prevenido de que Víctor Casaus, joven proyecto, se aproxima a sus primeras 60 primaveras (el equinoccio está a la vuelta de la esquina) no quiero dejar de enviarle un abrazo quiebrahuesos, por ahora ciberespacial, desde Eragny en el Oise, donde convalezco de una endarterectomía de la carótida izquierda, cerca de donde reposan Vicente y Teófilo Van Gogh, de aquellos campos de trigo con soles y amapolas reventones y de la iglesia azul con escoliosis y membrillos cercanos. En estas ocasiones suelen decirse cosas solemnes, pero como el homenajeado es de donde crece la palma hombre sencillo me limitaré a señalar lo que considero un mérito singular (aparte de su reconocida poética y cinematografía): su generosa dedicación a difundir la vida y obra magnificas de Pablo, para que siga quebrando lanzas contra todos los naturales de Hijuep…, dondequiera que estén; y su obra de hacedor y promotor de cultura en esa casa, que ya es un Centro avanzado de la nuestra. Sto let! como diría Chopin. Cien años más, que ya es decir, y muchas felicidades de nuestra parte.

Vicente Feliú, desde La Habana, Cuba: Se dice, y un buen tanto de verdad hay en ello, que los poetas son trovadores que en el camino perdieron su guitarra. En el caso de Victoriano, perdió también la afinación. El abrazo que le daría al cumplir esta edad tan respetable sería el mismo juvenil de cuando nos conocimos, hace no sé qué tiempo ya, quizá con más amistad compartida en el morral. De las facetas del intelectual, sin dudas, la que más aprecio es la de terco, tenaz, tozudo, testarudo, irreductible, obstinado, porfiado y empecinado soñador. Sin esa característica no hubiera podido hacer todo lo otro, incluyendo el ya legendario Centro Pablo.

Eva Rubio y Martín Rago, desde Argentina y España : ¡Queridos amigos; queridas amigas…! Aquí les enviamos unas líneas solicitadas pa’l amigo Casaus, el rey del pitusa en todas sus versiones… En estos momentos escribo en nombre de Evita también, ya que como ustedes saben anda por la Argentina y el 10 viajando, pero hagan de cuenta que estamos los dos aquí juntitos y llegando a ustedes, queridos hermanos nuestros. Que la vida es más que números en sucesión permanente e ineludible, el amor verdadero no fosiliza nunca. ¿Anécdotas?…¡Uy!, qué difícil, más que anécdotas, imágenes, gestos y expresiones del maestro se me vienen encima (hablo por mí, El Turco), pues ese humor tan fino y esa capacidad de usar el micrófono en ocasiones tan variadas y concisas para polemizar, ¿cómo decirlo?, sin polemizar, vamos, pa’ poner algunas cosas claras. Aunque no puedo olvidar su constancia en llevar el control del lavado (diario) de mi pelo. ¿Se habrá olvidado Casaus lo que es el pelo largo?…sin ánimo de ofender Casaus. ¿Facetas que más apreciamos? Con Eva coincidimos plenamente en unas que dan paso a cosas más pragmáticas (llámese cine, poesía, etc). Ese amor que lo hace vivir, y trabajar mucho, mucho, mucho… Casaus cree y ama apasionadamente y no puede parar. Cree como Martí “en el mejoramiento del hombre”, lo ejerce y trabaja casi sin descanso…y así es ejemplo; se acerca, rescata nuestra humilde historia y nos la regala sin pedir casi nada a cambio, o casi mucho: no olvidar nunca.

Pablo Vargas, desde La Habana, Cuba: Para y por la amistad ha escrito Víctor estos versos: Que la vida no te vaya a fosilizar/ el abrazo que le das a los amigos. Ese es uno de esos textos que uno jamás se perdona no haber creado. Personalmente siento una gran predilección por el libro que lo incluye y por ese poema en especial. Incluso he utilizado muchas veces fragmentos para iniciar artículos y palabras de elogio para exposiciones y presentaciones de amigos.  En sus 60 sólo le diría que mantenga su brújula en la misma dirección y que no abandone nunca el hábito de la sonrisa.  ¿Anécdotas? Cuando en un tiempo récord nos propusimos e hicimos el libro El cisne salvaje se pusieron en práctica todas sus habilidades como armador y organizador. De ese momento conservo para uso propio muchas incidencias que me demostraron el valor de su amistad. Siempre estaré agradecido de contarme entre sus amigos. Admiro mucho su tenacidad y su constancia, en un mundo donde no es lo más difícil crear algo, sino perseverar en ello. Pero lo que más aprecio es su capacidad para conjugar la energía y la ternura, su facilidad para improvisar frases bellas y sentidas y hacerse querer sin imponerlo ni hacer concesiones.

Lourdes Prieto, desde La Habana, Cuba: Víctor es una gente que disfruta mucho el trabajo de la ficción, que se angustia intensamente; es como si de su propia energía brotara entonces la película. Es muy exigente consigo mismo y con los demás; es muy organizado, extremadamente organizado. Como la vida misma es excelente; pero sobre todo Bajo presión es un filme que me gusta mucho porque no ha envejecido, al contrario, es muy interesante, atrevido, ahora lo es mucho más que cuando lo vi por primera vez, además tiene un excelente nivel de actuación. Me gusta mucho el Víctor poeta, me encanta ese sentido del humor, ese ángel de la jiribilla que está detrás de cada verso…  Una anécdota: Yo soy muy despistada, sumamente despistada, Víctor es también despistado. Estábamos en el Escambray y un campesino nos llevó en un jeep a ver diversos lugares y era un tipo que llevaba sombrero. De buenas a primeras nos bajamos en una vega de tabaco y yo entro por un lado y cuando salgo por otro veo a un hombre que estaba en la puerta y le digo: Buenos días, y Víctor me mira con una cara y empieza a reírse; y el tipo me seguía mirando de una forma… Entonces Víctor me dice: “No te diste cuenta que ese es el mismo tipo que todo el tiempo nos ha llevado en el carro pero que ahora se ha quitado el sombrero”. El chofer después me evitó porque pensó que yo estaba completamente loca, pero Víctor se rió tanto, se burló muchísimo de mí ese día.

Miryam Quiñones, desde Lima, Perú: Querido Víctor… me solicitaron escribir unas palabras con motivo de la celebración de tu cumpleaños número 60… y ¿qué te puedo decir? Para empezar, que me emociona sobremanera el que se me hayan considerado entre los amigos a quienes se ha pedido este detalle… que me llena de alegría y orgullo el haber podido compartir contigo breves pero sentidos momentos de vida, aunque no tenga aún anécdotas ni largas historias que contar… pero sobre todo que me llena de luz y esperanza el saber que, aún en la distancia, compartimos un sentir y pensamiento común, que nos lleva a la búsqueda constante de la belleza y a la lucha incansable por alcanzar nuestros sueños. Y en este momento, en que dedico estas palabras a un artista tan talentoso, y a un ser humano tan especial, sólo me viene a la memoria una frase que llego a mí hace algún tiempo, y que hoy se me hace perfecta para la ocasión: “Algunos seres envejecen… pero otros como tú, querido Víctor, CRECEN…” Feliz cumpleaños, y que sean infinitos más… ! Un abrazo inmenso desde esta nostálgica tarde limeña. Hasta siempre…

Carmen Carreras, desde Madrid, España: Recuerdo la ocasión en que visitó San Sebastián de los Reyes, donde se realizaría un acto de bienvenida a los combatientes de las Brigadas Internacionales. Todas las asociaciones locales, tanto de carácter cultural como político, así como poetas y cantautores, expresaron con emoción su agradecimiento a todos esos hombres y mujeres que vinieron a España a defender la bandera de la libertad. Tuve el honor de representar a la Asociación Cultural Pablo de la Torriente Brau haciendo una semblanza de un brigadista. Y allí estábamos, frente a frente, Víctor y yo, sin saber ninguno de los dos de la existencia del otro. Víctor, extrañado por la existencia de una asociación que llevara el nombre de Pablo sin que ni Cuba ni el Centro Pablo hubieran intervenido en su creación. Si en aquel entonces mi admiración por Pablo era sólo testimonial, desde ese momento se convirtió en un ejemplo a seguir. Estoy segura de que sin ese encuentro casual nunca hubiera llegado a conocer al Pablo periodista, al luchador infatigable, al Pablo hijo y hermano, al Pablo enamorado, en una palabra, a ese hombre íntegro, exponente de los mejores sentimientos humanos. Todo esto te lo debemos a ti, Víctor, y gracias a ti hemos difundido la figura de Pablo allá por donde hemos ido.

Ruth de la Torriente Brau, desde La Habana, Cuba: Víctor es una persona que hace amistad con una

facilidad enorme, por eso creo que tiene tantos buenos amigos. Tiene mucha idea, es creativo, le gusta hacer cosas nuevas, ayudar mucho a la gente. Es simpático, ocurrente… Le estoy muy agradecida porque él ha hecho por mi hermano lo que no había hecho nadie aquí y lo hizo con un entusiasmo tremendo desde el principio, leyendo su obra, leyendo todas sus cosas; creo que si no se hubiera entusiasmado con la vida de mi hermano, Nene estaría poco más o menos como la mayoría de los revolucionarios del 30 que muchos de ellos están olvidados.

POR EMAIL Y OTRAS VÍAS, LOS AMIGOS SALUDAN

Al cierre de este Boletin Memoria continúan llegando al Centro Pablo, desde otras latitudes y también de Cuba, mensajes de amigos que han querido felicitar a Víctor en sus 60 y dejar testimonio de gratitud hacia el trabajo que acomento no sólo como intelectual de estos tiempo sino también como promotor cultural. Algunos de estos mensajes fueron dejados en el libro de visitas de la página dedicada a Víctor  (www.victorcasaus.com)

Querido Víctor:  Enredos de trabajo me impidieron acompañarte ayer en tu cumpleaños 60, como quise y prometí a quienes te organizaban la sorpresa. Espero la hayas pasado bien, como te mereces. Recibe mi felicitación cariñosa por nuestra amistad, por nuestro compartir caribeño, por todo lo que has entregado al alma cubana con tus poemas, tus filmes, con toda tu obra, con Girón en la memoria, con las Cartas cruzadas, con tus textos de El Caimán Barbudo, y por no desmayar nunca en la confianza en el hombre y en la pelea del lado de los humildes en esta Revolución más grande que nosotros mismos de la que eres parte esencial y que tanto la has hecho con tus sueños y tu trabajo y tu entusiasmo, multiplicado en esa maravilla que es el Centro Pablo. Te quiere y te admira como siempre, sinceramente.  Pedro Pablo Rodríguez

Vittorio, gracias por la Memoria y felicitaciones por tus 30 x 2. Haremos algo  para agradecerte la vida. Un fuerte abrazo de tu siempre hermano,  Omar (González)

Gracias hermano: Por una tarde y noche inolvidables. Gracias a los organizadores por haber pensado en mi y por la oportunidad de permitirme expresar mis modestas impresiones sobre tu persona y nuestra amistad. Ayer me convencí aun más, de que si todo lo demás resultara poco, tan sólo por sucesos como éste, vale la pena el tiempo transcurrido y la constancia a la hora de pronunciarnos y defender a capa y espada nuestros valores y principios.  Sólo le pido a la vida que me de otras y muchas ocasiones como la de ayer, para contar con la evidencia meridiana de que estamos vivos.  Un abrazo. Tu hermano, Pablo (Vargas)   Querido hermano: No sabes cuanto lamento no haber compartido contigo tu fiesta sorpresa de los 60. Había llegado de Santiago ese día y estaba bastante afectado por el zumbido en los oídos que traía desde que llegue a Santiago, unido a eso una falta de equilibrio alarmante al parecer producida por lo otro, en fín, estoy hecho un puro desastre. Fernando me sustituyó con la cámara y estaba de lo más motivado por la fiesta, ahora quiere pedirle a María el material para editarlo y darle terminación en la computadora. Te reitero mi felicitación y recuerda que aún no estás en los 60 eso será el año que viene. Para María, para las niñas, Abel, para todos en el CPTB y muy en especial para tí todo nuestro cariño.  Carmita y Raúl (Rodríguez)

Agradezco mucho esta hoja que siempre recibo con frescura, pero esta vez sobre todo porque me invita a decir de Victor, el amigo y compañero, un breve punto de vista. Conozco a Victor desde que ni me acuerdo. Sé que era muy jóven, él, y quizás yo todavía, que lo sigue siendo. Hay personas que uno nunca concibe en el término de persona mayor, y sin embargo son jóvenes tremendamente serios. Desde el primer momento

coincidíamos en el amor al cine y a la poesía al mismo tiempo, y aunque en verdad no se excluyen constituyen un conflicto que a veces se enredan. Coincidimos en Pablo y en Mella, y en Patria y en reflexiones y presiones. Coincidimos en el querido fotógrafo inseparable, Raul Rodríguez Cabrera, coincidimos en fuertes amigos y fuertes quereres: Alquimia, Abel, María, Puerto Rico…y en grupos de creación y la tierna amistad que, aun desde lejos y en el tiempo, nos hace guiños cómplices sabiéndonos cercanos.  Enrique Pineda Barnet

Bueno amigo víctor toda la felicidad del mundo te rodeó porque te lo mereces, has venido a esta tierra a multiplicar lo bueno y lo noble y a crear de tí poesía y arte. Todo el mundo dice de tí, gente que te conoce de años pero nosotros que te conocemos de ahora decimos lo mismo y más porque seguiremos viéndote y reconociéndote, un hermano para siempre.  a tí te enviamos la vacuna de la vida para que sigas amando y enseñando. Un abrazo,

Mayo y toda la gente del Instituto Finlay, (que toda te aprecia)

Victoriano de las Casas:  ¿Así que son 60? (¿Y por qué no de este modo: ¡Así que son 60!?). De cualquier forma, pero con preferencia exclamativamente, ¡¡¡Felicidades!!! desde este retiro provinciano. Este amigo te recuerda siempre con admiración, aprecio y gratitud. Dejo para más adelante las palabras enjundiosas que tú, y la obra de tu vida, merecen. ¡Adelante, hermano!  JuanRa (Juan Ramón González), Santa Clara

¡¡¡Qué “desenchuche”!!!, Felicidades tardías por el cumple de Victor. Deben de haber tenido tremendo fiestón.  Besos.  Mary (Rodríguez)

Víctoriano!!  Sana envidia tuve amigo, por no estar allí para tus ´60. Me imagino la linda fiesta que te armaron María y los amigos en el patio del centro y me alegró mucho. Sabes que me habría gustado estar allí. No obstante, creo que podré abrazarlos en abril. Mañana salgo para el Delta del Orinoco y al regreso comienzo a ver lo de mi viaje a la isla querida.  Isabel y yo te mandamos un fuerte abrazo y los deseos de muchos años más, con esa productividad e ímpetu creativo.  Besos para María y las nenas.  Mario (Crespo) e Isa

hola víctor, reciba aunque tardía nuestra felicitación por su cumpleaños, por razones de trabajo no pudimos ir, pero no se preocupe que en los 70, 80, 90, 100 y 110 años estaremos ahí en el centro pablo para celebrarlo juntos y como usted se lo merece, con la guitarra a cuesta y el corazón siempre joven esperanzador y confiados de que por obligación siempre vendrán tiempos mejores.  reciba un abrazo y un beso de estos pequeñitos y pequeñitas aprendices de la alquimia de la cultura, deudores del sueño de todavía.  lena y grupo de realización del canal educativo.

¡FELICIDADES VICTOR! Me regocija enormemente que la cultura cubana salte de alegría al celebrar tu cumpleaños. Me uno a ese júbilo por quien dedica sus energías y su tiempo a favor de la Vida.  ¡Adelante con los sueños, porque un dia ellos serán Realidad! ¡No cejes en enfrentar gigantes-molinos, porque en eso nos va la Victoria! ¡Continúa enrrumbando caminos, porque ellos nos conducen al Infinito! ¡Sigue aunando voluntades, porque la unidad en la diversidad es nuestra Fuerza! ¡Permanece en el Amor, porque esa es nuestra Verdad!  Con afecto,  Rafael Barrera Yanes

HOLA VICTOR Y FELICITACIONES ATRASADAS!!! Con gran placer he leido sobre el buen homenaje que te dieron por sorpresa en el centro… nada mejor pudo hacer tu equipo y tus amigos… de haber estado allá seguro no hubiera faltado… y en la exposición me

hubiera encantado participar …no obstante me sentí presente leyendo la excelente crónica de La Hoja de Memoria… Me alegro infinitamente que lo hayas pasado bien rodeado de tus buenos amigos y la mucha gente que te quiere.. Desde la distancia te deseo los mejores deseos y ojalá te sigamos teniendo por muchisimos sesenta años más.. Te lo mereces por impulsar tantos buenos proyectos por encima de tu buena literatura… Mucha salud y mucha suerte: YOel Almaguer Madrid. marzo 2004

Querido Víctor: Este adicto sexagenario se suma a la alegría fraterna por  tu ingreso a la cofradía. Sexagenarios somos desde que tenemos uso de  razón, cabe decir desde que las sílfides nos dibujan la dicha de estar  vivos y en poesía.  Recibe mi abrazo compañero, Gustavo Pereira, Venezuela

Querido Victor,  Mi tía Ines me dijo que cumpliste 60 anos en estos dias. Te mando muchas felicidades. Me hubiera gustado ver la esposicion de tus obras.  Espero que todos ustedes, familia y amigos del Centro, están bien. Gracias por las fotos de la exposicion y las otras cosas que me regalaron…y por el almuerzo tan rico y simpático al cual me invitaron tú y María.  Un abrazo de Nené (Ilse Girona)

Tengo el honor de contar con las noticias del centro pablo, pero ahora supe de tu cumpleaños que es el mismo día del de mi hijo,10 de marzo, sólo con casi 30 años de diferencia. Me uno a tus amigos desde aquí en Tampa Florida para felicitarte por artista y revolucionario y espero conocerte en mayo, abrazos, José Coll, Estados Unidos

ADELANTE…SIEMPRE PA LANTE CON LA POESÍA  SIEMPRE VIVA FELICITACIONES! DESDE ACA ME UNO A LOS QUE SABEN RECONOCER EN VOS AL ENTE AGLUTINADOR.EL ESLABÓN DE LAS GENERACIONES DE ARTISTAS Y POETAS ETERNA- MENTEJOVENES.  (Alfonso Quijada Urías, Kijadurías, El Salvador)

Querido Víctor: vemos que es hermoso lo que viviste en este cumpleaños. Te lo mereces por ser una persona generosa, noble y buen amigo. Te reiteramos nuestro saludo desde el corazón y desde esta tierra argentina, que también es tuya.  Marina y Ricardo, Argentina

Feliz cumple, VICTOR….. ANNA (Ermann), Argentina

Querido Victor, fue hermoso saber como te homenajearon el día de tu cumpleaños!!!!!  de mi parte, te deseo lo mejor en esta nueva etapa de la vida.  Mis cariños para vos, María y tus hijas  !!!!!!Feliz Cumpleaños!!!!!!  Mely Gómez, Argentina

feliz cumple, casaus!!  y espero que no sea una irreverencia.está expresado con todo respeto.  Alicia Bruzzo, Argentina

Amigos del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau: Siguen las festejos, plenos de afecto y de memorias. Y desde aquí adherimos porque un mundo mejor siempre comenzará con un abrazo. Y adherimos, oh vida, como si estuviésemos todos y muchos en un café de noche. Augurios siempre, Eduardo (Dalter), Argentina

Victor, FELICIDADES MERECIDAS. UN ABRAZO, (Pedro) MONZON, Malasia

Victor, fue una pena no ubicarte ayer para desearte en voz viva un feliz cumple como vos te merecés. Te llamamos primero a tu casa pero nos dio equivocado, después al Centro y atendió una muchachita que me dijo que no estaban y me dio el número correcto de la casa de ustedes. Volvimos a llamar ahí y no atendió nadie. En fin… será que tenemos que decirte feliz cumple personalmente y con besos incluidos. No falta tanto para vernos por suerte. Bueno, negrito, era para eso: para desearte un feliz cumple y para decirte que por aquí te queremos mucho. Besos enormes para los cuatro. Flor (con adhesión de Chapa y Juani que ayer también esperaban su turno para hablar), Argentina

Victor, acabo de enterarme que hoy estás de cumpleaños. Bueno, qué decirte? Tenés todo mi admiración y mi respeto. y también mi  afecto. Que lo pases muy muy bien, y gracias por todo lo que sos y hacés. Un beso grande, desde el sur del mundo.  Diana Furlani, Argentina

Víctor!  Muy feliz cumpleaños!  Te mando un gran abrazo.  Esperando volver a verte pronto, Pedro  (Aznar), Argentina

Feliz cumpleaños, Victor… que este día sea el inicio de una vida repleta de felicidad y logros. Con afecto, Maryel Mendiola, México

El día de mi último nacimiento mi prima equilibrista me saludó con palabras de un loco. Hoy te traigo tus palabras de vuelta, porque fuiste tú quien “conoció las bondades de la lluvia en el asfalto, la claridad en la botella, el brillo extraordinario de los ojos… porque conociste los misterios de la música, la pasión de los poetas, y a los hombres que manchaban lienzos hasta el alba”. Quiero que sigas siempre naciendo, feliz cumpleaños, Víctor. Mariana García, Caracas

La buenaventura tiene una compañera ideal cada año, una botella de Ron. Maestro, por favor no te la termines, dale un poco a los santos y guarda otro poquito para los socios. MUCHÍSIMAS FELICIDADES, el mundo está de fiesta y sigue dando vueltas. Pepe Sulaimán, México

Victor, antes que nada una disculpa por no haber podido reunirme con ustedes en tu visita a México, causas de fuerza mayor me llevaron fuera de mi país.  Hermano, recibe desde este, mi México, el mas grande abrazoi en tu cumpleaños, esperando fervorosamente un reencuentro en tu (mi) amadisima Cuba o en mi (tu) México.  Gracias por todo lo que nos das. Miguel Sandoval López (MiguelSan), México

UN FELIZ CUMPLEAÑOS CARGADO DE EMOCIÓN Y CARIÑO PARA EL COMPAÑERO Y AMIGO VICTOR, DESDE BADALONA, Y DE TODOS LOS COMPAÑEROS, LOS DE SIEMPRE Y LOS NUEVOS DEL CASAL DE AMISTAD CON CUBA DE BADALONA. PARA QUE SEAN MUCHOS, MUCHOS MÁS EN REVOLUCIÓN, CON TU SIEMPRE PRESENTE ALEGRÍA PARA EL COMBATE. ¡VICTOR, QUE LOS CUMPLAS MUY FELIZ! Guillermo Vendrell, España COMO ME GUSTARIA ESTAR EL VIERNES LEVANTANDO LA COPA POR LOS 60 DE VICTOR, MI ABRAZO FRATERNO EN SU CUMPLEAÑOS

DESDE ESTA ARGENTINA CON ESPERANZAS FELIZ CUMPLE VICTOR!!! MARCELO BOCCANERA, Argentina

Felices sesenta le desea a Víctor Casaus, en la Cuba que tanto queremos:  Daniel Viglietti (Uruguay)

estimados amigos: desde el peru la mando un afectuoso saludo a victor, ojala estuviera alli para poder hacerlo en persona, pero bueno a la distancia y gracias a este medio puedo enterarme y a la vez unirme a la celebración, MUCHAS FELICIDADES VICTOR, con cariño en mi memoria. Rodrigo Wangeman. Perú

Felicidades de Victor  de parte de Pedro Meyer y todo el equipo de ZoneZero en Mexico, asi como los integrantes de la banda VEDETTE. Pedro Meyer, México

Hola Victor, Te envíamos un afectuoso abrazo, con motivo de tu cumpleaños FELICIDADES!!!!! Andrea Velázquez y Equipo de ZoneZero, México

Querido Víctor: TE DESEAMOS MUCHAS FELICIDADES EN TU 60 ANIVERSARIO Y QUE NOS SIGAS ACOMPAÑANDO CON TU ENTUSIASTA COLABORACION Y PARTICIPACION EN NUESTRO EVENTO. Cariñosamente, COLECTIVO DEL FESTIVAL INTERNACIONAL DEL NUEVO CINE LATINOAMERICANO

Víctor La reunión de hoy en la casa de Martí es también la celebración en torno de quien ha sabido brindar su Vida a las causas (o encuentros) más nobles de los hombres; y es, siento, la reafirmación de esa fe, ese abrazo mayor, que viene de hombro en hombro de muy lejos. No dudo un momento que tus brazos y tu espíritu habrán de estar, como ahora, a la altura de la circunstancia humana en los tiempos que se vienen. Por eso creo a ésta una fiesta de todos, donde estoy, donde estamos. Te abraza, Eduardo Dalter, Argentina

Hermano, muchas felicidades desde Costa Rica!!! Y mis deseos de que puedas seguir luchando juvenilmente por la memoria y contra  las amnesias que históricamente han afectado al criollo. Y en cuanto a los años, no van lejos los de alante si los de atras corren bien:  te alcanzo dentro de poco. Un abrazo (y las Pilsen que me tome hoy van en tu honor) Desiderio Navarro, Cuba

No podré asistir a la celebración pero lo celebraré desde la tarima que ocuparé esta noche. Mis felicitaciones a Víctor con el cariño y la solidaridad de siempre. Y que cumpla muchos más. Américo Boschetti

Obras

COMENTARIOS

Novedades Ediciones La Memoria

Elpidio4
Elpidio3
Elpidio2
Elpidio1
pág-2
Elpidio-Valdés-sus-inicios